Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El gasto destinado a protección social en España es tres puntos inferior a la media de la UE

El gasto destinado a la protección social en España fue del 25,4% del Producto Interior Bruto (PIB) de 2014, un porcentaje que es más de tres puntos inferior al de la media de la Unión Europea, según los datos publicados este miércoles por la agencia de estadística comunitaria Eurostat.
En el conjunto de la UE, el gasto a estas partidas fue en ese año del 28,7% y los Estados miembros que registraron una mayor proporción fueron Francia (34,3%), Dinamarca (22,5%), Finlandia (31,9%), Países Bajos (30,9%), Bélgica (30,3%) y Austria e Italia (ambos 30%).
Por el contrario, los que menos gasto dirigieron a partidas para la protección social fueron Letonia (14,5%), Lituania (14,7%), Rumanía (14,8%), Estonia (15,1%), Bulgaria y Eslovaquia (18,5%) y Malta y Polonia (19%).
Según el criterio de poder de paridad de compra, que elimina del cálculo las diferencias entre países del nivel de precios, Luxemburgo fue el país con un mayor gasto en protección social, seguido de Dinamarca, Países Bajos y Austria, todos ellos superando en más de un 35% la media europea.
En este apartado, España registró un gasto 23 puntos inferior al promedio de la UE, y los países con menores porcentajes fueron Rumanía, Bulgaria y Letonia, los cuales no superaron el 35% del gasto medio del bloque comunitario.
En el conjunto de la UE, el gasto en protección social destinado a la tercera edad es la mayor partida, con un 45,9%, seguida del gasto en sanidad, cuidados médicos y discapacidad (36,5%), familia e infancia (8,5%), desempleo (5,1%) y vivienda y exclusión social (4%).
En España, la división por categorías también recoge en primer lugar al gasto en la tercera edad (49,1%), por delante de sanidad, cuidados médicos y discapacidad (33,4%), desempleo (10,8%), familia e infancia (5,3%) y vivienda y exclusión social (1,4%).