Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juzgado desestima la demanda de Ceslar que pedía la nulidad de su cese como consejero de El Corte Inglés

El juzgado de lo Mercantil número 1 de Madrid ha desestimado "íntegramente" la demanda que interpuso Corporación Ceslar contra El Corte Inglés en la que solicitaba que se declarara nulo de pleno derecho el acuerdo de su cese como miembro del consejo de administración de El Corte Inglés, según el auto al que ha tenido acceso Europa Press.
En concreto, Ceslar, que cuenta con el 9% del capital social del grupo, reclamaba además la nulidad de los artículos 17.7, 38 y 46 de los Estatutos Sociales de la compañía, así como que se le restituyera como miembro del consejo de administración, después de que fuera cesado de su cargo en la asamblea del 30 de agosto de 2015 por mayoría del 89,2% del capital social como consecuencia de los reiterados incumplimientos incurridos de sus deberes de lealtad y secreto.
El juez ha señalado en el auto que el cese de Corporación Ceslar fue "ajustado a derecho", según lo dispuesto en el artículo 223.1 de la Ley de Sociedades de Capital, que dispone que "los administradores podrán ser separados de su cargo en cualquier momento por la junta general aun cuando la separación no conste en el orden del día", ya que los "dueños del capital de una compañía son soberanos para decidir qué personas deben ocupar su órgano de gobierno, guiando el curso de la actividad que forma parte de su objeto social".
Ceslar había basado la demanda de la nulidad de su cese alegando que las razones el mismo eran falsas, que respondía a una "motivación oculta o suerte de castigo" por el carácter "incómodo y crítico" en el seno del consejo, además de que el hecho de participar en el capital de El Corte Inglés le daba una "suerte de inmunidad".
El magistrado señala que Corporación Ceslar puso en conocimiento de terceros ajenos a la sociedad detalles sobre aspectos críticos o delicados de las operaciones financieras desarrolladas. En concreto las referidas a la entrada del inversor catarí Primefin, por lo que la sentencia establece que lo que El Corte Inglés alegó en este punto era cierto, al considerar que existió revelación de estos datos por parte de Ceslar.
Además, según la sentencia, la causa del cese de Ceslar como consejero no ha sido la discrepancia con los órganos de gobierno, sino el hecho de que Ceslar "hubiera infringido el deber de secreto" de las informaciones, datos, informes o antecedentes a los que ha tenido acceso en el desempeño de su cargo, facilitando los mismos a terceros.
El magistrado recuerda a Ceslar que el que sea accionista de El Corte Inglés no le hace inmune, sino que, al contrario, hay una justa causa para su cese, como es el hecho de poner en conocimiento a terceros ajenos a la sociedad informaciones confidenciales y secretas.
Por otro lado y ante la solicitud de Ceslar de declarar nulo el acuerdo de modificación de los artículos 17.7, 38 y 46, el juez señala que no pueden considerarse ni declararse nulos porque no infringen la ley, ni los estatutos, ni lesionan el interés social, sino que dichos cambios se realizan en "aras de la mejora del gobierno corporativo".
De esta forma, la sentencia impone además a Corporación Ceslar el pago de las costas del mismo, y le da un plazo de 20 días para interponer un recurso de apelación.