Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La demanda de alquiler en pisos compartidos aumenta un 300% en septiembre

La demanda de alquiler en pisos compartidos aumenta un 300% en el mes de septiembre, después de que durante los meses estivales el 80% de la demanda de arrendamientos haya estado compuesta por habitaciones en pisos compartidos.
Así lo ha señalado Alejandro Artacho, consejero delegado y cofundador de Spotahome, plataforma 100% online de reservas de vivienda no vacacional superior a 30 días, que destaca que alquilar una vivienda por habitaciones genera al propietario un 30% más de ingresos, frente al alquiler completo de un estudio o apartamento a un solo inquilino.
Por ello, el número de propietarios profesionales o 'property managers' que ya apuestan por este negocio ha aumentado un 25% durante el último año, especialmente en grandes ciudades y en aquellas típicamente universitarias.
Junto con este incremento en la rentabilidad y la exponencial demanda, los propietarios encuentran en esta fórmula otras ventajas como la posibilidad de recuperar la vivienda con más facilidad en caso de necesidad, una menor tasa de morosidad en este tipo de inquilinos, y que éstos se involucran a la hora de encontrar sustituto cuando una habitación queda libre para sufragar los gastos de la vivienda y para poder escoger al nuevo compañero.
"En torno a uno de cada dos propietarios apuesta por esta fórmula de alquiler. Llama la atención que éstos son, en su mayoría, mujeres entre los 45 y los 65 años", apunta Artacho.
LOS PISOS PARA COMPARTIR: GRANDES, CÉNTRICOS Y REFORMADOS
Las preferencias entre aquellos que buscan un piso para compartir son que tenga entre 4 y 10 habitaciones, que este bien situado, que cuente con exterior con balcón y haya sido reformado recientemente.
El perfil de inquilino es mayoritariamente el de estudiantes universitarios o de máster, pero también hay un público importante y en continuo crecimiento de jóvenes profesionales y expatriados. "Recientemente también se está percibiendo que hay grupos de personas mayores o ancianos que están optando por esta fórmula frente a las residencias", añade.
Respecto al gasto por inquilino, varía dependiendo de las ciudades, pero de media la cifra se sitúa entre los 200 y los 550 euros mensuales frente a los 500 a 2.500 euros aproximadamente que cuesta el alquiler de forma individual de un estudio o piso completo.
Las zonas más demandadas son los barrios de Salamanca, Malasaña y Chamberí en Madrid; Paseo de Gracia y La Barceloneta en Barcelona, Ciutat Vella, el Eixample y Campanar en Valencia; la zona del casco antiguo, Santa Justa y Remedios en Sevilla; y el centro, Ronda, Beiro y Albaicín en Granada.
"El ahorro, la compañía de los demás inquilinos con las experiencias que ello conlleva y la posibilidad de vivir en una mejor zona o mejor piso gracias a compartirlo, son las principales motivaciones", destaca el consejero delegado de Spotahome.