Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El crecimiento de la eurozona marca máximos de seis años con España a la cabeza

El crecimiento económico de la zona euro se ha acelerado en abril hasta su nivel más alto en seis años, según el índice PMI compuesto, que alcanzó los 56,8 puntos desde los 56,4 del mes anterior, con Irlanda (58,7) y España (57,3) como las economías que registran mayor expansión, según IHS Markit.
De este modo, la actividad de las empresas de la zona euro acumula 46 meses consecutivos al alza, con un incremento del índice PMI del sector servicios a 56,4 puntos desde los 56 de marzo, mientras el dato manufacturero aumentó a 56,7 puntos, frente a los 56,2 del mes anterior.
"El índice PMI de la zona euro de abril es históricamente consistente con una tasa de crecimiento del PIB del 0,7%", declaró Chris Williamson, economista jefe de IHS Markit, quien destacó la cada vez más generalizada recuperación en la eurozona.
El empleo en la zona euro volvió a aumentar en abril, siguiendo la tendencia observada en los últimos 30 meses, aunque la tasa de creación de empleo se desaceleró. El mayor crecimiento de la dotación de personal en España e Irlanda compensó en parte los aumentos más lentos observados en Alemania e Italia.
Por su parte, la subida de los precios mundiales de las materias primas, la debilidad del euro y los problemas en las cadenas de abastecimiento contribuyeron a elevar los costes, mientras los precios medios de venta subieron a su mayor ritmo en casi seis años.
"Las presiones de los precios siguen siendo elevadas y los índices de precios de la encuesta sugieren que la inflación subyacente tenderá a ser más alta en los próximos meses", apuntó Williamson, señalando que los buenos datos pueden provocar una mejora de perspectivas económicas para la región, así como alimentar la especulación sobre una cada vez más agresiva retórica por parte del BCE.