Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El crecimiento del PIB de la eurozona se acelera en el cuarto trimestre al 0,4%, según PMI

El crecimiento de la economía de la zona euro se habría acelerado en el cuarto trimestre del año al 0,4%, frente al 0,3% de los tres meses anteriores, según sugieren los datos preliminares del índice PMI compuesto, que se mantuvo en 53,9 puntos en diciembre, gracias a la mayor actividad manufacturera, que compensó la menor expansión de los servicios.
"La economía de la zona euro termina 2016 con muy buenas noticias. El PMI indica que la actividad total ha aumentado a la tasa más rápida de lo que va de año en el cuarto trimestre, señalando un crecimiento del PIB de 0,4%", declaró Chris Williamson, economista jefe de IHS Markit.
El desglose preliminar de los datos del PMI de diciembre muestra que el crecimiento sigue encabezado por Alemania, a pesar de que su ritmo de expansión se ha reducido hasta su mínimo de los tres últimos meses, mientras el crecimiento en Francia se aceleró hasta su máximo en el último año y medio.
En el resto de la zona euro se ha observado una ligera atenuación del crecimiento en comparación con la máxima de nueve meses registrada en noviembre, debido a un crecimiento más lento del sector servicios.
"Aunque las encuestas del PMI de diciembre ubican a la economía de la zona euro en una plataforma sólida de cara a comenzar 2017, obviamente sigue habiendo posibilidades de que la incertidumbre política descarrile el crecimiento, puesto que se avecinan elecciones en los Países Bajos, Francia y Alemania, y comienzan las conversaciones sobre el 'Brexit'", apuntó Williamson.
Por otro lado, el economista destacó la intensificación de las presiones inflacionistas ante el incremento de los precios de muchas materias primas, incluyendo el petróleo, además de la debilidad del euro, lo que impulsa los precios al alza a la tasa más intensa de los últimos cinco años y medio.