Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La contratación de tabaco supera las 30.000 toneladas en la campaña 2017-2018

La contratación de tabaco ascenderá a 30.011 toneladas durante la campaña 2017-2018, de las variedades Virgina (94,4%), Burley (4,4%) y Havana (1,2%), según datos de la Organización Interprofesional del Tabaco de España (OITAB).
Esta cantidad de tabaco contratado es similar a la de las últimas dos campañas, cuando la contratación se situó en 30.206 toneladas y 30.769 toneladas, respectivamente.
Las industrias de primera transformación -aquellas que procesan la hoja y la preparan para venderla después a los fabricantes- que han confirmado sus compras son: Cetarsa, cuya contratación equivale al 74,8% del total previsto, Deltafina (14,3%), Agroexpansion (5,8%), Mella (3,5%), mientras que el 1,6% corresponde a otros compradores.
Estas cifras de contratación confirman, según OITAB, la importancia que tiene el cultivo de hoja de tabaco en Extremadura, comunidad autónoma que concentra más del 97% del total de la producción española, y que sitúa a España como tercer productor de la Unión Europea.
El cultivo de hoja de tabaco y su primera transformación se realiza bajo los parámetros de una producción integrada que garantiza su sostenibilidad medioambiental. En el caso del tabaco, se realiza desde 2010 al amparo de una normativa específica.
La norma técnica regula todo el proceso desde la preparación del suelo hasta el almacenamiento en la industria de primera transformación, señalando con todo detalle una serie de prácticas obligatorias, prácticas prohibidas y recomendadas, lo que garantiza la sostenibilidad del cultivo de hoja de tabaco. Entre otras, con estas medidas se aprovechan al máximo los recursos hídricos y reducen las intervenciones químicas en el campo.
Desde OITAB han destacado que el cultivo de tabaco en Extremadura es una producción sostenible, tanto desde el punto de vista agroambiental, como por su importancia como motor económico en la región, ya que es el modo de vida directo e indirecto de 20.000 familias extremeñas, con gran importancia en el norte de la provincia de Cáceres.
La OITAB integra a la Federación Nacional de Cultivadores de Tabaco (Asaja), Cooperativas Agro-alimentarias, la Asociación Provincial de Cultivadores de Tabaco de Granada, UPA y la Asociación Nacional de Empresas Transformadoras de Tabaco (ANETAB), que integra a su vez a Cetarsa, Deltafina y Agroexpansión.