Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El consumo de cemento caerá un 3% en 2016 tras dos años de subidas, por el parón de la obra pública

La patronal alerta sobre la "viabilidad" de las plantas españolas
El consumo de cemento cerrará el ejercicio 2016 con un descenso del 3%, tras dos años consecutivos de subidas, con lo que romperá así la recuperación que venía experimentando tras la crisis como consecuencia del parón que actualmente registra la obra pública.
Así lo avanza la patronal cementera Oficemen, quien alerta de que la "viabilidad de las fábricas de cemento en España es cada vez más complicada", dada la dificultad que tienen para exportar por la competitividad que les resta el alto coste de la electricidad.
La asociación realiza esta previsión después de que la demanda de este material de construcción saldara los once primeros meses del año con un descenso del 3%, y un volumen de 10,33 millones de toneladas, a pesar del leve repunte registrado en noviembre.
Durante el pasado mes, el consumo de cemento repuntó un leve 0,6%, hasta sumar al más de un millón de toneladas, si bien el sector venía de registrar "el peor mes de octubre del siglo", con una caída del 7,2%.
De esta forma la demanda de este materia de construcción volverá a caer este año, después de dos años de subidas. No obstante, los 11,40 millones de toneladas vendidas en 2015 aún representan un volumen similar al de los años sesenta, dado el desplome que el sector registró durante la crisis (entre 2007 y 2013).
NO VEN RECUPERACIÓN DEL MERCADO DOMÉSTICO.
"En un contexto en el que la recuperación del consumo en el mercado interno no parece aún factible, dadas las previsiones de obra pública, y con las exportaciones en riesgo por el creciente coste de la energía, la viabilidad de nuestras fábricas se hace cada vez más complicada", advierte el director general de la patronal de cementera, Aniceto Zaragoza.
Oficemen denuncia que el incremento del 80% registrado en su coste de electricidad entre los pasados meses de abril y octubre "lastra" la competitividad de las fábricas españolas en los mercados exteriores, justo cuando "las exportaciones constituyen el balón de oxígeno para el sector".
"La industria cementera española afronta actualmente un sobrecoste del 30% en el coste de la electricidad en comparación con países como Alemania y Francia, y además lo hace en un escenario insostenible, ausente de medidas que incentiven nuestra competitividad", concluye el directivo de la asociación.