Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las constructoras reservan al AVE solo un 3% de los 100.000 millones que piden para obra pública

Unos 3.000 millones para concluir 563 nuevos kilómetros de Alta Velocidad en cinco años
Las grandes constructoras consideran que el AVE sólo debe llevarse el 3% de la inversión total de 103.780 millones de euros que, según sus cálculos, España tiene que acometer en infraestructuras y dotaciones públicas "prioritarias y necesarias" en los próximos cinco años (entre 2017 y 2021), esto es, unos 3.000 millones de euros.
Se trata de un importe similar al previsto por Fomento sólo para este año 2017, en el que el AVE se mantiene como 'inversión estrella' pese a las restricciones presupuestarias.
Las constructoras abogan por que este monto se destine a ejecutar apenas una decena de proyectos ya previstos, que suman 563 kilómetros de Alta Velocidad. En concreto, se trata de la conexión AVE a Galicia (Zamora-Ourente), el enlace con Asturias a través de de la Variante de Pajares, la línea a Extremadura y la 'Y' vasca y su conexión con Burgos.
Así figura en el estudio 'Análisis de la inversión en infraestructuras prioritarias en España' realizado por la patronal de grandes constructoras y concesionarias Seopan, en colaboración con Sener, presentado este martes.
De esta forma, las constructoras se desmarcan del Gobierno, que mantiene el AVE como una "prioridad estratégica" y la construcción de nuevas conexiones como un objetivo prioritario del Ministerio de Fomento, tal como subrayó este pasado viernes el presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, con ocasión de la conmemoración de los 25 años de la Alta Velocidad.
De su lado, para el sector de la construcción, el AVE sólo debe suponer el 10% de la inversión de 31.788 millones de euros que consideran necesario ejecutar en materia ferroviaria hasta 2021, y el 4,2% de la dotación total para infraestructuras de transporte del periodo.
En concreto, en su estudio, Seopan reclama ejecutar una inversión de 103.780 millones de euros en 814 proyectos de obra pública que considera "prioritarias" en el lustro 2017 y 2021, en paralelo generar casi un millón de nuevos puestos de trabajo en el conjunto del periodo.
La propuesta del sector supone invertir unos 20.000 millones de euros al año, importe que más que duplica la inversión de 8.969 millones programa sólo para infraestructuras de transporte por el Ministerio de Fomento para 2017.
CERCANÍAS Y METRO.
Por tipo de dotaciones, a pesar de la escasa importancia dada al AVE, las constructoras consideran que el grueso de la inversión debe destinarse a ferrocarril.
Así, la inversión de 3.000 millones que piden para Alta Velocidad contrasta con los 15.180 millones de euros que solicitan para la red de ferrocarril convencional, los 13.029 millones demandados para Cercanías y 12.314 millones para metros y tranvías.
No obstante, el sector también pide ejecutar una inversión de 26.349 millones de euros en carreteras hasta 2021, de 12.014 millones en dotaciones relacionadas con la gestión del agua (son redes de abastecimiento y distribución, plantas de tratamiento y presas), y otros 6.522 millones más en actuaciones medioambientales (plantas de tratamiento de residuos y actuaciones de regeneración).
IMPULSO ECONÓMICO.
Según las constructoras, con estas inversiones, además de dotar al país de infraestructuras necesarias, se dará un impulso al conjunto de la actividad económica.
Así, además de la generar 994.120 puestos de trabajo en esos cinco años, la patronal del ramo calcula que la inversión propuesta reportará a las arcas 50.851 millones de euros y generará una actividad económica inducida de unos 78.907 millones.
Seopan pretende que el país supere el parón de inversión en obras públicas, que se sitúa en niveles de 1984, supone un 58% de la media de los países de la UE y está generando un "acusado déficit" en materia de infraestructuras.