Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La construcción de nuevas líneas AVE, en mínimos históricos

Tras desplomarse un 77% en los diez primeros meses, según Seopan
La licitación de nuevas obras de construcción de líneas ferroviarias de Alta Velocidad (AVE) cerrará el ejercicio 2016 en unos 263 millones de euros, su volumen más bajo desde al menos 2005, año en que se constituyó Adif, sociedad pública encargada de promover y gestionar la red AVE.
La conclusión de algunas líneas en construcción, la paralización de otras al surgir distintos problemas, el periodo de casi un año de interinidad del Gobierno y las exigencias que impone el objetivo de déficit figuran entre las causas de este parón en el AVE.
Al cierre de los diez primeros meses del año, la licitación de nuevos trabajos de líneas de Alta Velocidad se situaba en 222,63 millones de euros, lo que arroja un desplome un 75,8%, esto es, un recorte de 770 millones, respecto a la misma fecha de 2015, según datos de Seopan, la patronal de grandes constructoras y concesionarias de autopistas.
En caso de que en los tres últimos meses del ejercicio se esté manteniendo la misma tendencia, en el conjunto de 2016 la licitación de obras del AVE será de unos 263 millones.
En este sentido, se da la circunstancia de que el nuevo ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha indicado que no promoverá nuevos proyectos hasta que no cuente con los Presupuestos del Estado de 2017 y, por tanto, conozca su margen de actuación.
Así, todo apunta a que 2016 cerrará con un volumen mínimo histórico de inversión en AVE, lejos del máximo de 5.253 millones de euros contabilizado en 2009, pero también del anterior mínimo registrado en la última década (entre 2005 y 2015), el de 1.223 millones del pasado año.
Ello supondrá asimismo que la licitación de trabajos de Alta Velocidad sólo represente el 3% del total la obra pública estatal, lo que también constituye un mínimo histórico, además de representar una séptima parte del 21,6% que copó en 2014.
De hecho, el AVE ha tenido un mayor peso en la obra pública estatal incluso durante los años de crisis, dado que entre 2007 y 2013 su porcentaje en la licitación pública total osciló entre el 6,1% de 2010 y el 22,2% del año 2011.
MENOS OBRAS PÚBLICAS.
En cuanto al conjunto de la obra pública estatal, entre enero y octubre las distintas administraciones licitaron obras por 7.763 millones de euros, un 5% menos que un año antes.
Al descenso del 1,2% que registra la promoción de trabajos por parte del Ministerio de Fomento, principal organismo inversor del Estado central, se suma el del 0,1% contabilizado en la de las comunidades autónomas.
Las administraciones locales (ayuntamientos, diputaciones y cabildos, entre otras) son las únicas que saldaron los diez primeros meses con un aumento, del 21%, en la obra pública, a la que destinaron 2.637,4 millones, diez veces más que la inversión estatal en AVE.