Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las claves de la nueva factura de la luz

El Consejo de Ministros ha aprobado la nueva tarifa eléctrica. El objetivo del Gobierno es que la factura de la luz se calcule teniendo en cuenta el precio del mercado y no, en una subasta trimestral, como hasta ahora. Un importante cambio que afectará a cerca de 16 millones de consumidores. 

A partir del próximo mes de junio cambia la forma de tarifar la luz y existirán cuatro maneras de cobro.
CONTADORES ANALÓGICOS: La que tendrán los consumidores que tengan este tipo de contadores, la mayoría, a los que se cobrará la media del precio de cada día.
CONTADORES DIGITALES: Unos siete millones de consumidores tienen contadores de este tipo y pagarán el precio del mercado en cada hora. Valor que se podrá conocer con un día de antelación.
OFERTA PARA TODO EL AÑO: Este tipo de facturación consiste en que la compañía haga una oferta para el conjunto del año y nos fije un precio del kilovatio/hora para ese periodo. Previsiblemente este precio será superior al actual, ya que las empresas se cubren ante las posibles subidas del mercado.
ACUERDO ENTRE LAS PARTES: La última opción es que el consumidor y la empresa lleguen a un acuerdo personal y fijen el precio.
Este cambio en la facturación necesita un periodo de adaptación para las compañías, por lo que el ministerio de Industria contempla que no sea hasta junio cuando entre en vigor el nuevo mecanismo para los consumidores con contadores analógicos. Para los digitales podría entrar en vigor más tarde.
Este sistema de facturación sustituye al de subastas y al precio que el gobierno ya había fijado para el primer trimestre: 48 euros por megavatio. Esta cantidad supone el doble de lo que realmente ha sido el coste, por lo que tendrá que haber una refacturación a favor de los consumidores. Un importe que conoceremos antes del 15 de mayo.