Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los ciudadanos suspenden la transparencia de la banca y piden más educación financiera, según Adicae

Los ciudadanos suspenden con un 3,5 sobre 10 la transparencia de la banca en la publicidad de sus servicios, como hipotecas o productos de ahorro, y reclaman una información financiera "crítica e independiente" que no confunda a los usuarios.
Esta es una de la principales conclusiones del estudio 'Nivel de educación financiera de la población española en 2016', elaborado por Adicae, que pone de manifiesto que uno de cada dos ciudadanos cree que se requiere un nivel experto para contratar productos como fondos, depósitos a plazo y estructurados o planes de pensiones.
Además, la mitad de los encuestados reconoce que alguna vez ha firmado un contrato con una entidad financiera sin saber exactamente lo que significaba y un 45% afirma desconocer a qué productos financieros afecta la Tasa Anual Equivalente (TAE).
Según Adicae, solo uno de cada tres españoles sabe qué es el dividendo y la mitad de la población no conoce qué es el déficit público ni la prima de riesgo.
Los participantes en la encuesta también opinan que en España no se fomenta la educación financiera y aseguran que este conocimiento contribuiría a evitar, en parte, fraudes como los que se han vivido en el pasado. Por ello, abogan por introducir conocimientos financieros en las escuelas.
BAJO NIVEL DE EDUCACIÓN FINANCIERA
En este sentido, la encuesta muestra que el 60% de los españoles tiene un nivel de educación financiera bajo o muy bajo, de lo que responsabilizan a las entidades financieras (30,3%) y reguladores (29,7%). Incluso existe un 71,6% de personas que tienen dificultades para entender las noticias de economía.
Para subsanar estas carencias, Adicae reclama a la banca que sea clara en la explicación de conceptos y critica que en algunos folletos informativos se cargue toda la responsabilidad de la contratación sobre el consumidor, se confunda la figura del ahorrador con la de inversor o se tomen como positivos conceptos como "endeudamiento sostenible".
"Hay que crear una verdadera cultura preventiva aplicando los criterios de consumidores críticos, solidarios y responsables. La banca se limita a dar mera información que además es segada", critica el presidente de Adicae, Manuel Pardos, quien apuesta por que la educación financiera incluya una metodología crítica que permita a los ciudadanos "distinguir un abuso y saber defenderse".