Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El banco central irlandés revisa al alza su pronóstico de crecimiento y apunta a un impulso del 4,5% en 2017

Admite que el Brexit tendrá un impacto negativo sobre la economía del país
El Banco Central de Irlanda ha revisado al alza su pronóstico de crecimiento de la economía del país y apunta a un impulso de hasta un 4,5% para 2017, frente al 3,5% que preveía hace tres meses.
En su boletín trimestral de julio, la entidad irlandesa ha revisado hasta un punto porcentual su estimación para el Producto Interior Bruto (PIB) del país en 2017, al 4,5%, a la vez que ha señalado que en 2018 se crecerá al 3,6%, desde el 3,2% anterior.
En cuanto al mercado laboral, el banco estima que, a pesar de que el crecimiento se "moderará debido a un periodo de aumentos excepcionalmente fuertes", el próximo año habrá un total de 2,1 millones de personas trabajando, lo que supondría un volumen de trabajadores no visto desde hace diez años.
Por otro lado, respecto a la inflación, prevé que aumente un 0,3% en 2017, lo que supone una revisión a la baja desde el 0,7% que indicaba en su anterior boletín. Para la inflación subyacente --que excluye la volatilidad de los precios energéticos y de alimentación-- pronostica que se mantendrá estable en 2017 y subirá al 1% en 2018.
"Las proyecciones revisadas respecto al crecimiento de este año y de 2018 reflejan tanto un mayor impulso en la economía nacional como mejores perspectivas para la demanda externa, especialmente de nuestros socios comerciales europeos", ha apuntado el economista jefe de la entidad central irlandesa, Gabriel Fagan.
No obstante, Fagan también ha señalado que, Irlanda, como economía pequeña y abierta "continúa enfrentándose a riesgos económicos externos", y ha añadido que, a pesar de que no hay demasiada información nueva respecto a cómo se saldará el Brexit, "está claro que el impacto económico de esta decisión sobre el país será negativo y podría dar lugar a ciertos conflictos internacionales".