Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La canadiense CCL paga 810 millones por Innovia, proveedor de los billetes del Banco de Inglaterra

El grupo canadiense CCL Industries ha alcanzado un acuerdo para adquirir por 1.130 millones de dólares canadienses (810 millones de euros) Innovia Group, la empresa responsable de suministrar al Banco de Inglaterra el material para la fabricación de los billetes de 5 y 10 libras, que han comenzado a imprimirse por primera vez sobre polímeros.
La transacción podría completarse a finales del primer trimestre de 2017, una vez recibidos los permisos necesarios por parte de los reguladores.
"CCL será un excelente propietario a largo plazo para los empleados y clientes de Innovia", declaró Mark Robertshaw, consejero delegado de Innovia Group, quien destacó el alto grado de complementariedad entre ambas empresas para aprovechar nuevas oportunidades de crecimiento.
El Banco de Inglaterra contrató a Innovia Security para recibir el suministro del material plástico empleado en la impresión de los nuevos billetes de 5 y 10 libras, para lo que Innova estableció una planta de producción en la localidad británica de Wigton, mientras que los billetes son impresos en las imprentas del Banco de Inglaterra de Debden.
El nuevo billete de cinco libras, que cuenta con la imagen de Winston Churchill en el reverso y está impreso en un material plástico flexible por primera vez en la historia, entró en circulación el pasado mes de septiembre, mientras que el billete de plástico flexible de 10 libras, que homenajeará a la escritora Jane Austen, será introducido en el verano de 2017 y el nuevo billete de 20 libras, con el pintor William Turner en el reverso, se prevé que entre en circulación en 2020.
Los nuevos billetes de 5 libras, sin embargo, han desatado una cierta polémica en Reino Unido después de conocerse que contienen trazas de grasas animales, lo que llegó incluso desencadenar una recogida de firmas en internet, que ha recibido hasta ahora más de 133.000 apoyos, pidiendo que no se sigan utilizando materiales de origen animal en la fabricación de los billetes.