Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El campo ha perdido 1.600 millones por la meteorología en 2017, según la UPA

La organización agraria UPA cifra en 1.600 millones de euros las pérdidas económicas sufridas por los agricultores y ganaderos debido a las adversidades climatológicas de los cinco primeros meses de 2017.
La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos ha advertido que esta cifra será mayor porque los cultivos no han terminado los ciclos y, por tanto, los efectos de la sequía y de las heladas del pasado 27 de abril siguen agravándose.
Además, UPA ha recordado que "estamos en periodo de alto riesgo de tormentas de granizo, por lo que los daños por este fenómeno no se pueden dar por acabados".
La organización teme que la evolución de la sequía y las posibles tormentas de granizo agraven "una situación ya delicada para los profesionales del campo".
En este contexto, UPA ha exigido al Ministerio de Agricultura que actúe. La organización se ha quejado de que "sólo se convocan mesas" en las que el sector "se reúne, se lamenta, pero no sale ninguna solución".
Por eso, la organización ha realizado una exhaustiva y pormenorizada lista de medidas que mitigarían la situación, relacionadas con la PAC, la fiscalidad y la seguridad social, los seguros agrarios, la bonificación de préstamos y las ayudas directas.
Asimismo, UPA ha exigido que los regantes paguen una cantidad de energía eléctrica que realmente consumen. "Es absurdo", dicen en UPA, que un agricultor que este año no puede regar, tenga que hacer frente al pago de una potencia que no ha utilizado.
DAÑOS POR REGIONES
Según este informe, en Castilla y León las pérdidas se elevan a 1.000 millones de euros, siendo la sequía causante de los mayores daños. Hay más de 800.000 hectáreas con pérdidas superiores al 80%, en el restos de superficie las pérdidas oscilan entre el 15 y el 80%. En estas cifras se incluyen los daños causados por las heladas del 27 de abril en todas las denominaciones de origen de viñedo y en la zona del Bierzo, junto con los causados por los últimos episodios de granizo.
En Castilla-La Mancha, los daños se deben a la sequía, especialmente en las provincias de Toledo, Guadalajara, Cuenca y parte de Ciudad Real, así como por heladas y por piedra. En conjunto, estas adversidades han elevado las pérdidas hasta los 180 millones de euros.
Aragón ha empezado junio con unos daños totales de 120 millones de euros causados, especialmente, por la sequía. La provincia más afectada por la sequía es Teruel, donde los agricultores y ganaderos ya han perdido cerca de 65 millones de euros, seguida por Zaragoza, donde los daños ascienden a 40 millones. En Huesca, sin embargo, las pérdidas han sido causadas fundamentalmente por episodios de piedra.
En la Rioja, el sector agrícola ha perdido 47 millones de euros en la ganadería extensiva y los cereales a consecuencia de la sequía. Los sobrecostes de alimentación de la ganadería se cifran en unos 7 millones de euros. Asimismo, la sequía ha sido especialmente severa en La Rioja Alta, con pérdidas que varían entre el 50 y el 60% del cereal. Respecto a las heladas de finales de abril, se han visto afectadas unas 15.000 hectáreas, sumando unas pérdidas que pueden superar los 40 millones de euros.
En Galicia las pérdidas más importantes se han ocasionado por la helada de finales de abril. Este fenómeno ha causado en el sector del vino pérdidas de 72 millones. La situación de la sequía ha mejorado en el mes de mayo con las últimas lluvias pero incluso así, la sequía también aquí ha consolidado daños de 2 millones de euros.
En la Comunidad de Extremadura, la sequía ha afectado a la ganadería por la pérdida de pasto y así como al sector de los cereales. Las pérdidas consolidadas rondan los 80 millones por el sobrecoste en alimentación del ganado y 85 millones por las pérdidas en cereales. Aun no se han hecho valoraciones de posibles afecciones de la sequía en olivar o viñedo. Asimismo, se destacan las pérdidas por los episodios de piedra de los últimos días, con 2.635 hectáreas afectadas con unas pérdidas de 9,5 millones de euros.
En la Comunidad Valenciana se estiman unas pérdidas de 4 millones de euros.
En la Comunidad de Madrid anuncian que en cereal, tanto cebada, como trigo y avena, se ha perdido el 40 % de la cosecha, especialmente debido a la sequía, aunque también a causa de la helada de finales de abril. En cuanto a leguminosas y proteginosas, la sequía ha dañado al 60%.
Asimismo, en Madrid la ganadería en extensivo advierte pérdidas muy elevadas por el sobrecoste que supone alimentar el ganado con pienso al no haber pastos. La pérdida de pastos es cercana al 50% y los ganaderos llevan soportando este sobrecoste desde principios de abril. Por último, la afectación del viñedo debida a una tormenta de granizo sobre Villa del Prado hace dos semanas.
En Andalucía, los cultivos de cereal son los más perjudicados por la sequía, ya que las pocas lluvias que han caído en primavera lo hicieron tarde y de forma escasa, por lo que el olivar y las dehesas tienen un fuerte déficit de agua. Por su parte, la ganadería está afectada ante la casi total ausencia de pastos.
En Cataluña, la sequía solo ha afectado a la provincia de Lleida. En el resto de comarcas, las heladas han afectado a cultivos de cebada y los rendimientos serán bajos.
En las Baleares, las inundaciones de diciembre y enero, retrasaron la siembra de la cebada, la avena y el trigo en la zona centro de Mallorca, por lo que se estiman pérdidas entre el 30 y el 40% de la cosecha de cereales.
En Canarias, la sequía en la zona sur de las islas está conllevando pérdidas en los cultivos de secano. El origen está, al parecer, en un espacio similar al de El Niño que se está creando en el Pacífico y que afecta a la cantidad de precipitaciones que caen en estas islas atlánticas. Por otra parte, en la zona norte se ha incrementado la humedad, lo que hace que haya más enfermedades vegetales y baje la producción. En este caso, el cultivo más afectado es la viña.