Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La banca fía a los trabajadores la contabilización de las horas extras

Las patronales de banca y cajas de ahorros han propuesto en las mesas de negociación de los respectivos convenios colectivos que la flexibilidad de la jornada se base en un sistema de autocontrol en el que sean los propios trabajadores los que registren, a través de un sistema manual o informático, la jornada realizada.
La propuesta, que viene recogida en el documento titulado 'Ideas generales para un Acuerdo Colectivo Sectorial sobre Registro de Jornada', ha suscitado la sorpresa de los sindicatos, que abogan por erradicar las prolongaciones de jornada.
En concreto, la FeSMC-UGT denuncia que con esta propuesta se quiere responsabilizar a las plantillas de las horas extraordinarias realizadas, "como si las hicieran por gusto y no estuvieran inducidas por el sistema de trabajo que llevan tiempo imponiendo las entidades financieras".
El sindicato ha manifestado su perplejidad ante esta oferta de negociación, cuando de lo que se debería hablar es de cómo erradicar las prolongaciones de jornada, lograr compromisos para suprimir las reuniones interminables fuera del horario de trabajo, considerar las horas empleadas en formación como tiempo efectivo de trabajo o concretar horarios para la desconexión informática, entre otras medidas, para empezar a dar pasos "reales" hacia una "verdadera" conciliación de la vida personal y laboral.
Por ello, el sindicato va a plantear, en la próxima reunión de las mesas de negociación, que tendrá lugar el 8 de febrero, alternativas para que el registro de la jornada sea real y efectivo "y no se pueda manipular por parte de las empresas".
UGT recuerda que lleva años denunciando, ante las inspecciones de trabajo y los tribunales de Justicia, las "cientos de miles" de horas extras 'gratis' que no son pagadas ni compensadas con tiempo libre y que se realizan por la presión de los objetivos "inalcanzables" impuestos por las entidades financieras que están realizando los cerca de 175.000 trabajadores que componen el sector.