Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La banca reduce un 9% sus activos improductivos en 2016, hasta los 190.000 millones

Las entidades de depósito españolas conservaban algo más de 190.000 millones de euros en activos improductivos en sus balances a diciembre de 2016, un 9% menos que el ejercicio anterior.
Según consta en el Informe de Estabilidad Financiera publicado este miércoles por el Banco de España, estos activos que no generan ingresos "siguen constituyendo una proporción relevante del balance de las entidades en su actividad en España", presionando a la baja la rentabilidad del sector.
No obstante, el documento pone de manifiesto que las ventas de activos adjudicados fueron superiores a 12.000 millones de euros en 2016 y superaron a las entradas de nuevos adjudicados, que supusieron un 12,3% del 'stock'.
Además, señala que la evolución del riesgo de crédito 'ex post' --en dudosos, adjudicados y refinanciados-- mejoró en 2016 gracias al "fuerte crecimiento" de la actividad económica, pero ha empezado a dar "las primeras muestras de cierta desaceleración".
"Una mejora en el comportamiento del crédito, basado en el mantenimiento de la evolución positiva del PIB y el empleo, sería un componente relevante para continuar con los progresos en la evolución del riesgo de crédito 'ex post'", añade.
SE REDUJO EL CRÉDITO AL SECTOR PRIVADO RESIDENTE
El informe también muestra que el crédito al sector privado residente se redujo un 4% en términos interanuales en 2016 debido a la caída en el crédito a empresas financieras, que experimentó una rebaja interanual del 19,7% a cierre del ejercicio.
Por su parte, se mantuvieron las tasas de caída del crédito a la construcción y actividades inmobiliarias y se contuvo el descenso del crédito para actividades no financieras.
También mejoró el crédito a hogares para adquisición de vivienda, aunque siguió mostrando tasas de variación interanual negativas, mientras que el crédito nuevo se recupera "de manera lenta, encontrándose aún en niveles muy alejados de los de la década anterior".
De hecho, el crédito nuevo para adquisición de vivienda concedido en 2016 representaba un 4,6% del saldo de crédito hipotecario para compra de vivienda a diciembre, lo que supone una subida de casi un punto porcentual respecto al 3,8% registrado a 2015.
Mientras tanto, los activos dudosos del crédito al sector privado residente continuaron reduciéndose durante 2016, caída que se fue desacelerando a lo largo del año, tras alcanzar su máximo descenso interanual (del 22,5%) en marzo.
UN 40% MENOS DE DUDOSOS DESDE 2013
En este punto, el Banco de España recuerda que la caída desde el máximo alcanzado por los activos dudosos a finales de 2013 "es considerable": más de 77.000 millones de euros en términos absolutos y más del 40% en términos relativos.
"El crecimiento de la economía en general, así como la recuperación en los niveles de empleo y los niveles reducidos de los tipos de interés están, en buena medida, detrás de la mejora en los niveles de morosidad de los bancos", apunta el Informe de Estabilidad Financiera, que precisa que en la medida en que la situación económica mantenga su actual tendencia "es de esperar que continúe la reducción en el nivel de los activos dudosos".
Por último, el documento detalla que la mayor concentración de crédito dudoso se encuentra en el crédito empresarial (69%). Dentro de él, una mayor proporción corresponde a los dudosos del crédito destinado a construcción y actividades inmobiliarias (37% del total), mientras que los activos dudosos de crédito al resto de sectores no financieros supusieron el 32% del crédito dudosos total.
Dentro de los dudosos del crédito a hogares, que suponen un 29% del total, la mayor parte se refiere a dudosos del crédito para adquisición de vivienda (21% del total), mientras que la proporción de dudosos del crédito a hogares para el resto de las entidades es más reducida (8%).