Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La banca española prevé endurecer la concesión de hipotecas

Los bancos españoles endurecieron sus criterios de aprobación de préstamos a empresas durante el primer trimestre de 2017, mientras mantuvieron estables los aplicados a la concesión de hipotecas, según la encuesta de préstamos bancarios en España, que apunta a un "cierto endurecimiento" en las condiciones de los créditos para la adquisición de vivienda durante el segundo trimestre del año.
"De cara al trimestre en curso, las entidades encuestadas no esperaban que los criterios de concesión de préstamos variaran, ni en el segmento de sociedades ni en el de préstamos a hogares para consumo y otros fines, mientras que en el de créditos para adquisición de vivienda anticipaban un cierto endurecimiento", señala el documento publicado por Banco de España.
En cuanto a la evolución de la demanda durante el segundo trimestre, los encuestados apuntaron a un incremento de las solicitudes de financiación en todas las modalidades de préstamos.
Entre enero y marzo, los criterios para la aprobación de préstamos en España se endurecieron "ligeramente" en las operaciones con empresas, mientras que en la financiación a los hogares se mantuvieron estables para la compra de vivienda y se relajaron para consumo y otros fines.
Por su parte, en el conjunto de la zona euro la oferta se relajó ligeramente en todos los segmentos, mientras la demanda de crédito registró un incremento generalizado de las peticiones de fondos tanto a nivel de España como de la eurozona.
IMPACTO DE LAS MEDIDAS DEL BCE.
Por otro lado, las instituciones encuestadas señalaron que el programa ampliado de compra de activos del Banco Central Europeo (BCE) habría contribuido a mejorar su situación financiera durante los últimos seis meses, salvo en el caso de la rentabilidad, que se habría visto negativamente afectada.
Las entidades españolas y del resto de la eurozona destinaron principalmente la liquidez procedente directa e indirectamente de este programa del BCE a la concesión de créditos y, en menor medida, a la sustitución de otros pasivos.
Sin embargo, las entidades señalaron que el tipo de interés negativo aplicado por el BCE a su facilidad de depósito, que grava con un 0,40% el dinero 'aparcado' por la banca en la entidad, propició un descenso de los ingresos netos por intereses durante los últimos seis meses, así como un cierto aumento de los volúmenes de préstamos concedidos.
A este respecto, la encuesta revela que el impacto sobre las condiciones aplicadas por los bancos a los nuevos préstamos habría
sido reducido en España, donde se habría centrado principalmente en una elevación de los márgenes y de los gastos, mientras que en la zona euro los efectos habrían sido más importantes y se habrían concretado fundamentalmente "en descensos generalizados de los tipos de interés y de los márgenes".