Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los bajistas reducen sus posiciones cortas en Popular hasta el 8,78%

Las posiciones cortas en Banco Popular alcanzaron un 8,78% del capital de la entidad a fecha de 20 de enero, de forma que se han reducido desde el 9,52% en el que se situaban dos semanas antes.
A la espera de los resultados de la entidad en el ejercicio 2016, que se publicarán la próxima semana, y tras conocer la fecha en la que Emilio Saracho se convertirá en presidente de Popular en sustitución de Ángel Ron (20 de febrero), los bajistas han reducido sus posiciones cortas hasta el 8,78%.
En el registro anterior, del 6 de enero, las posiciones cortas en Popular se situaban en el 9,52% de su capital, el nivel más alto desde junio de 2010, fecha en la que comienzan los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
Actualmente, las empresas que más apuestas a la baja tienen en el banco son AQR Capital Management, que el pasado jueves tenía declaradas posiciones bajistas sobre el 3,34% de la compañía, y Marshall Wace, que el 19 de enero declaró posiciones cortas sobre el 2,34% del capital.
Por su parte, Samlyn Capital notificó el 9 de diciembre posiciones bajistas sobre el 0,75% y Citadel Advisors declaró el 23 de diciembre posiciones cortas sobre el 0,53% del banco, que ha cerrado la sesión bursátil de este lunes con una caída del 2,12%, hasta los 0,96 euros.
Desde el año 2010, la CNMV exige que se le comunique toda posición corta sobre cualquier cotizada española que exceda al 0,2% del capital social y hace públicas las que superen el 0,5% del capital.
La toma de posiciones cortas es una operativa bursátil que utilizan los inversores cuando prevén que el mercado va a bajar o está sujeto a mucha volatilidad.
En líneas generales, consiste en pedir prestadas acciones de una entidad a cambio de un alquiler con la intención de venderlas y posteriormente recomprarlas más baratas. El precio obtenido por la venta de los títulos compensaría con creces el alquiler y la posterior compra.