Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La elevada deuda y la aversión al riesgo lastrarán el crecimiento económico español en 2017

La economía española verá lastrado su crecimiento por debajo del 2% del Producto Interior Bruto (PIB) en 2017 debido al sobreendeudamiento y el aumento de la aversión al riesgo en los mercados financieros, de acuerdo con el Informe de Perspectivas Económicas 2017, elaborado por el Departamento de Investigación de IMF Business School.
Según el estudio, el sobreendeudamiento de la economía nacional (4,1 billones de euros), tanto público como privado, hace a la economía vulnerable a un aumento de la aversión al riesgo, una vez que los últimos datos del Banco de España constatan que el desapalancamiento iniciado en 2013 se está revirtiendo.
Esta aversión al riesgo en los mercados financieros puede tener su origen en el nuevo escenario geopolítico tras la victoria del 'Brexit' en Reino Unido y el triunfo de Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, según el director del departamento de Investigación de IMF, Lorenzo Dávila. "España, siendo uno de los países más endeudados del mundo, se sitúa en un escenario de mucha fragilidad", ha añadido.
Otro de los aspectos clave para explicar la debilidad de la economía global es, según el estudio, la 'financiarización', un proceso por el que el sector financiero cada vez ocupa un peso mayor en los beneficios empresariales. En el terreno de las empresas no financieras y familias, implica un incremento de las deudas y de las rentas derivadas de actividades financieras.
CORRECCIÓN BURSÁTIL DE ENTRE UN 10% Y UN 20%
Respecto a los mercados bursátiles, el informe prevé una corrección de entre un 10% y un 20% para los años 2017 y 2018 como consecuencia del exceso en la sobrevaloración de activos y de un sentimiento alcista para la actual situación del ciclo económico.
"Nuestro país tiene una exposición en inversión directa en Reino Unido y en Brasil de más del 70%, países que en 2017 se enfrentan a un futuro político de extrema incertidumbre", ha explicado Dávila.
El estudio señala a las energías renovables, los servicios sociales, la biomedicina, la bioagricultura y las industrias aeronáuticas como las áreas de mayor potencial.
El petróleo se mantendrá en el intervalo de precio de entre 40 y 60 dólares (entre 38,3 y 57,4 euros) por barril por la demanda de áreas emergentes y el comportamiento de cierta oferta. Sin embargo, si se produce una fuerte aversión al riesgo en los mercados, podría descender por debajo de los 50 dólares (47,8 euros), según el estudio.
Por su parte, las áreas emergentes presentan para los años 2017 y 2018 unas mejores perspectivas apoyadas en unas cuentas públicas más saneadas y una mejora de las reservas y en los niveles de formación.
China mantendrá un crecimiento del 7% y el mayor riesgo para Asia y Latinoamérica procede de un parón no esperado en Estados Unidos y otros países occidentales endeudados, aunque otro de los peligros latentes para China puede venir de la política comercial de la nueva administración Trump.