Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El coste de los avales a los bancos para absorber cajas suponen ya 13.136 millones de euros

Las garantías fueron otorgadas por el FROB y el Fondo de Garantía de Depósitos y aún no están totalmente ejecutadas
El coste de los Esquemas de Protección de Activos (EPA) concedidos a los bancos para los procesos de absorción de las entidades financieras en la reestructuración del sector alcanza ya los 13.136 millones de euros, aunque esta cifra es aún provisional a la espera que terminen de ejecutarse estas garantías, algunas de las cuales tienen una duración de diez años.
Así lo confirma el Gobierno en una respuesta a la que ha tenido acceso Europa Press al diputado socialista Antonio Hurtado Zurera, en la que pregunta por la situación de esta clase de avales, articulados a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) y el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) y sus previsiones de ejecución.
El Ejecutivo señala que, en total, hay concedidas garantías de este tipo a entidades compradoras de cinco cajas --dos por parte del FROB y otras tres por el FGD-- pero que las pérdidas que han supuesto no podrán conocerse con exactitud hasta la finalización del período de vigencia de cada uno de estos avales.
EL FROB RESERVA CASI 1.000 MILLONES
Respecto al FROB, el Gobierno detalla que se otorgaron garantías con dinero público en dos absorciones, la de Cajasur por parte de la BBK (hoy Kutxabank) y el Banco de Valencia por parte de Caixabank. El primer caso es el único EPA cuyo vencimiento permite cuantificar su coste: 392 millones de euros, el máximo de la cobertura que el Estado daba a una cartera de activos de la entidad.
El desembolso de estos fondos ya se ha efectuado, a través de su fondo patrimonial, a partir de las dotaciones recibidas por el FROB con cargo principalmente a los Presupuestos Generales del Estado, informa el Gobierno.
En el caso de Banco de Valencia, se otorgó una EPA en 2012 y posteriormente se modificaron sus condiciones en 2013 y 2016. El Banco de España, en su último informe, cifraba las pérdidas por este tipo de avales por parte del FROB en 526 millones de euros, aunque hasta la fecha, el FROB aún no ha desembolsado ningún fondo en relación a esta garantía.
A 31 de diciembre de 2015, la estimación de pérdida agregada por las dos EPA otorgados por el FROB, y por tanto de dinero público, se cifra en 918 millones de euros, cantidad que se encuentra provisionada en los estados financieros de este fondo.
EN EL FGD ASCIENDEN A 12.218 MILLONES
Respecto a las tres garantías otorgadas por el Fondo de Garantía de Depósitos, la estimación de pérdidas se eleva a 12.218 millones de euros, sumando las otorgadas a los compradores de Banco Castilla la Mancha (Liberbank), el Banco CAM (Sabadell) y UNNIM Banc (BBVA).
En la primera de las operaciones, aún pendiente de liquidarse a la espera de la propuesta que tenga que hacer BCM y que el Fondo de Garantía de Depósitos debe dar conformidad, se totaliza un deterioro de derechos de reembolso por un total de 2.475 millones de euros.
En todo caso, el Gobierno apunta que este deterioro "se ve parcialmente mitigado por la liberación de la provisión para el pago de la prima de éxito pactada sobre el sobrante de la garantía e igual al 15% de éste", por lo que el límite máximo de 2.475 millones de euros no tendría por qué ser la pérdida final.
Respecto a la CAM, la pérdida estimada por parte del FGD se cifra en 6.141 millones de euros, parte de los cuales se han liquidado a final de cada año desde que se otorgara la EPA en julio de 2011 mediante pago en efectivo. La garantía cubre el 80% de la pérdida incurrida durante diez años que exceda las provisiones de 3.882 millones de euros
Igual ocurre con la garantía dada por el Fondo a UNNIM Banc, que cubre el 80% de la pérdida incurrida durante diez años desde octubre de 2011, que exceda las provisiones de 1.330 millones de euros y cuya pérdida se ha ido liquidando al final de cada año mediante pago en efectivo. La provisión del FGD estima una pérdida total en la cartera de 3.602 millones, de los que 1.817 millones podría asumir el Fondo.