Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los 'fondos buitre' de las autopistas quebradas quieren una solución negociada con Fomento

Fichan a la firma Houlihan Lokey para que les ayude a encontrarla
Los 'fondos buitre' que actualmente ostentan el grueso de la deuda de 3.400 millones de euros que suman las ocho autopistas de peaje en quiebra quieren buscar una "solución negociada" para estas vías con el Ministerio de Fomento, que finalmente tendrá que asumirlas.
Con este fin, los 'fondos buitres' han contratado a Houlihan Lokey, firma especializada en refinanciaciones y reestructuraciones empresariales, para que les represente en la negociación, según informaron a Europa Press en fuentes del sector.
El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha retomado los contactos con los acreedores de las autopistas en busca de un acuerdo que facilite el proceso de liquidación y reversión al Estado al que están abocadas.
De la Serna considera "muy difícil" el acuerdo ante la actual dispersión de los titulares de la deuda, después de que los bancos acreedores hayan ido vendiéndola a fondos oportunistas. No obstante, la designación ahora de un interlocutor por parte de estas entidades podría facilitarlo.
En principio, el ministro ha puesto sobre la mesa de negociación el plan de rescate que el anterior equipo de Fomento diseñó y planteó en marzo de 2014. El proyecto pasa por que el Ministerio se quede con las autopistas tras aplicar una quita del 50% a su deuda y titulizar el resto en un bono a treinta años al 1%.
Precisamente, el rechazo de la banca acreedora a este plan motivó que el grueso de los bancos vendieran el pasivo a fondos oportunistas. El principal escollo fue el tipo de interés de la deuda titulizada, obstáculo que podría ahora desaparecer dada la actual coyuntura de tipos.
Fomento ha retomado las negociaciones con los acreedores de las autopistas cuando los procesos concursales en los que están inmersas, algunas desde 2012, están ya derivando en la liquidación de sus actuales sociedades concesionarias.
EN FASE DE LIQUIDACIÓN.
De hecho, un juez ya ordenó en mayo al Ministerio quedarse con las radiales de Madrid R-3 y R-5, vías que asumirá antes de julio de 2017. Asimismo, la Audiencia Provincial de Madrid convirtió hace unas semanas en firme la liquidación de la AP-36 Ocaña-La Roda.
También está al borde de la liquidación la R-2 Madrid-Guadalajara, si bien el juez ha dado una moratoria de seis meses para dar tiempo a la actual negociación.
No obstante, este nuevo intento de solución pactada y la reversión al Estado coincide con el repunte del tráfico en las autopistas, que recuperan ya parte del desplome registrado durante la crisis.
Las ocho vías elevaron una media del 7,4% el número medio de usuarios diarios hasta el pasado mes de noviembre, hasta un promedio de 7.127 vehículos al día, si bien alguna de ellas se apuntaron incrementos superiores, de hasta un 16%.
Precisamente, el descenso del tráfico y los sobrecostes que afrontaron por la expropiación de los terrenos constituyen las principales causas de la actual situación que atraviesan estas infraestructuras.