Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los auditores europeos piden más esfuerzos a la UE para mejorar los controles de pesca

El Tribunal de Cuentas europeo ha denunciado este martes que la Unión Europea no cuenta todavía con un sistema eficaz de control de pesca que sirva de apoyo a la Política Pesquera Común (PPC) a pesar de los progresos que han logrado durante la última década tanto la Comisión Europea como los países del bloque comunitario.
Los auditores europeos han publicado un informe para el que visitaron España, Francia, Italia y Reino Unido y concluyeron que ninguno de los cuatro verificaba "suficientemente" la exactitud de la capacidad de sus flotas y la información sobre buques incluidos en el registro de la flota.
Además, el estudio revela que ninguno de los cuatro Estados miembros visitados verificaba tampoco el arqueo de sus buques pesqueros y que sólo España y Reino Unido habían llevado a cabo inspecciones de la potencia motriz sobre la base de un plan de muestreo según lo requerido.
De la misma forma, el Tribunal de Cuentas concluye en el informe que los sistemas de seguimiento por satélite proporcionan una información valiosa para el seguimiento y el control de las actividades pesqueras, pero denuncia que, debido a las exenciones previstas en la normativa comunitaria, el 89% de la flota de la UE no está controlada mediante sistemas de localización de buques (SLB).
Por otro lado, los auditores europeos señalan que, aunque los países gestionaron correctamente la utilización de sus cuotas de pesca, "no siempre se sabía qué criterios se usaban" en los casos en los que se permitía a las organizaciones de productores gestionar la distribución de las cuotas.
Esto, explica el informe, dificulta a los Estados miembros la labor de conocer quiénes son los beneficiaros reales de las cuotas pesqueras, evaluar el posible impacto negativo en el medio ambiente y en las economías locales y adoptar las medidas correctoras necesarias.
Asimismo, el documento expone que los datos sobre actividades pesqueras recopilados bajo el reglamento de control "no eran suficientemente completos ni fiables" y añade que existen "discrepancias significativas" entre los desembarques declarados y los registros siguientes a las primeras ventas.
Por último, el Tribunal de Cuentas europeo apunta que las sanciones impuestas no siempre son disuasorias y critican que el sistema de puntos, cuyo objetivo es garantizar la igualdad de trato de los operadores, se había aplicado "en un grado muy diferente" entre los Estados miembros visitados e incluso dentro de un mismo país.