Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los activos de fondos de inversión mobiliaria alcanzan los 250.127 millones en mayo, un 1,2% más

El volumen de activos de los fondos de inversión mobiliaria se situaron a finales de mayo en 250.127 millones de euros, lo que supone un incremento del 1,2% respecto al mes anterior, según los datos provisionales proporcionados por Inverco.
Así, en los cinco primeros meses del año, el volumen de activos de los fondos de inversión ha aumentado en 14.709 millones de euros, casi la misma cantidad que en todo el año anterior. Desde el mínimo de patrimonio marcado en diciembre 2012, los fondos de inversión han duplicado su patrimonio, hasta casi 128.000 millones de nuevos activos.
El componente más relevante del incremento patrimonial fueron las suscripciones netas, que aportaron un 65% al aumento de activos, frente al 35% basado en la revalorización de las carteras, tras el positivo comportamiento de los mercados de renta variable.
Los fondos de inversión registraron 1.854 millones de euros de suscripciones netas positivas en mayo, por lo que acumulan ya casi 9.500 millones de euros de entradas netas en 2017. Desde el mínimo de patrimonio marcado en diciembre 2012, más de 106.615 millones de euros de ahorro de nuevos partícipes han entrado a formar parte del activo de los fondos de inversión.
De acuerdo con Inverco, el positivo comportamiento de los mercados de renta variable en un entorno de reducida volatilidad está condicionado el comportamiento del partícipe nacional, que está dirigiendo sus inversiones hacia categorías con mayor exposición a acciones.
El número de cuentas de partícipes en fondos de inversión nacionales aumentó durante el mes de mayo hasta los 9.386.880 partícipes. Según Inverco, los ahorradores nacionales continúan confiando en los fondos de inversión como instrumentos para canalizar sus inversiones.