Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La actividad de las fábricas de la eurozona despidió 2016 en máximos de cinco años y medio, según PMI

El crecimiento de la actividad del sector manufacturero de la zona euro se aceleró en diciembre hasta su mejor nivel desde abril de 2011, según el índice PMI, que se situó en diciembre en 54,9 puntos desde los 53,7 del mes anterior, según los datos facilitados por IHS Markit.
El repunte de la actividad fabril en la eurozona refleja la mejoría observada en Países Bajos (57,3) y Austria (56,3), donde se registró el crecimiento más fuerte en 68 meses, mientras el índice PMI manufacturero alcanzó su nivel más alto en casi tres años en Alemania (55,6), un máximo de 11 meses en España (55,3) y un récord de 67 meses en Francia (53,2).
En el caso de Italia (53,2), la actividad manufacturera experimentó una mejora de su ritmo de crecimiento, mientras que el ritmo de contracción en Grecia (49,3) se ralentizó hasta el más débil de la actual secuencia de cuatro meses de declive.
"Los fabricantes de la zona euro se adentran en 2017 sobre una base sólida, ya que 2016 se ha cerrado con un aumento en la producción", declaró Chris Williamson, economista jefe de IHS Markit, destacando que los datos de diciembre son consistentes con un crecimiento de la producción manufacturera del 4% aproximadamente.
"Los responsables de las políticas monetarias estarán doblemente satisfechos al ver que la mejora de las perspectivas del sector manufacturero está acompañada por un aumento de las presiones sobre los precios", añade.
En este sentido, la encuesta PMI de diciembre revela que el incremento de los costes registrado se repercutió en parte a los clientes, observándose una aceleración de la inflación hasta su tasa más rápida desde julio de 2011, con los incrementos más fuertes en Países Bajos, España y Alemania.