Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El sector aceitero, expectante ante la llegada de Trump, advierte de que el proteccionismo no es bueno

El director adjunto del Consejo Oleícola Internacional (COI), el español Jaime Lillo, ha señalado que el sector aceitero mundial está "expectante" ante la llegada del Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos y ha advertido de que el proteccionismo "no" es bueno para nadie.
"Todos estamos expectantes con Trump, pero somos una pequeña parte de la expectación mundial, habrá que esperar y ver si todo será cierto. El proteccionismo no nos va a venir bien a nadie, ni al sector del aceite de oliva ni al español, en general, que es global. No son buenas noticias, pero hay que esperar y ver cómo se plasma", ha asegurado Lillo durante la presentación de la campaña 'Peeerdona' de la Interprofesional del Aceite de Oliva Español.
El directivo español ha recordado que España es "líder de producción, pero también en calidad y exportaciones". "El año pasado pasamos al primer puesto en Estados Unidos, uno de los mercados más importantes por el consumo", ha destacado, sobre la presencia del aceite español en el mercado estadounidense.
Por otro lado y ante las trabas comerciales que están tratando de poner algunos países, Lillo ha desvelado que el COI apuesta por "armonizar la norma de calidad del aceite de oliva". "Hoy en día todos los países productores están acogidos a esta norma, pero encontramos que hay países consumidores con pequeñas produciones que tienen retincencias a armonizar la norma con claro tono proteccionista y confunden al consumidor como estamos viendo en países como Estados Unidos, Australia o Japón", ha indicado.
El director adjunto del Consejo Oleícola Internacional, además, cree que el sector español siempre que se ha encontrado "un reto de competitividad global ha respondido de manera satisfactoria". "Creo que el sector español no debería nada que temer ante nuevos acuerdos comerciales y de competencia internacional porque está muy bien posicionado", ha recalcado.