Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 70% de los accionistas de Repsol optan por el dividendo en acciones

Los titulares del 70,42% de los derechos de asignación gratuita de Repsol han optado por recibir el dividendo flexible de la compañía en nuevos títulos, según la información remitida por la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
Para cubrir esta demanda, la petrolera ha emitido 30,99 millones de acciones ordinarias de un valor nominal unitario de un euro, lo que supone un incremento de aproximadamente el 2,07% sobre la cifra de capital social de Repsol previa a este aumento.
Por su parte, los titulares del 29,58% de los derechos de asignación gratuita han optado por recibir el dividendo flexible de la compañía en efectivo, cuyo importe había quedado fijado en 0,426 euros por acción.
En consecuencia, Repsol ha adquirido un total de 442,7 millones de derechos por un importe bruto total de 188,59 millones de euros. La compañía ha renunciado a las acciones correspondientes a los derechos de asignación gratuita adquiridos en virtud del indicado compromiso de compra.
Conforme al calendario previsto para la ejecución del aumento de capital, el pago en efectivo a los accionistas que optaron por vender los derechos de asignación gratuita a Repsol se realizará este martes.
Asimismo, está previsto que las nuevas acciones queden admitidas a negociación en la Bolsa de Valores de Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia a través del Sistema de Interconexión Bursátil (Mercado Continuo) el próximo 14 de julio y que el 17 de julio comience su contratación ordinaria. Se solicitará también la admisión a cotización de las nuevas acciones en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, añadió la compañía.
'SCRIP DIVIDEND'.
Repsol se había comprometido a abonar esos 0,426 euros por acción a los accionistas que optasen por recibir el dividendo flexible de la compañía en efectivo o a la entrega de un título nuevo por cada 34 antiguos.
Esta remuneración se entrega como parte del dividendo complementario con cargo a las cuentas de 2016. El sistema de 'scrip dividend', puesto en práctica por la compañía por primera vez en el ejercicio 2012 y similar al llevado a cabo por otras empresas del Ibex-35, ofrece a los inversores la posibilidad de recibir la retribución en efectivo o en acciones.
El pasado 19 de mayo, la junta general de accionistas de Repsol aprobó el pago de este dividendo complementario correspondiente al ejercicio 2016 a través del programa 'dividendo flexible'.
Esta cifra supone elevar más de un 28% el dividendo con respecto a la retribución a cuenta de unos 0,35 euros brutos por título abonada el pasado mes de enero y situar el dividendo total correspondiente al ejercicio 2016 en los 0,8 euros brutos por título, en línea con lo abonado el año anterior.