Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La junta de accionistas de Abengoa 'tumba' la propuesta para realizar un 'contrasplit'

La junta general de accionistas de Abengoa ha 'tumbado' la propuesta de realizar una agrupación de acciones, una operación conocida en el mercado como 'contrasplit', tras no haberse podido someter a votación al no haberse alcanzado el quórum necesario para ello.
En concreto, el grupo había propuesto a sus accionistas la agrupación de acciones (Clase A y B) en circulación, una operación conocida en el mercado como 'contrasplit', a razón de un título nuevo por cada cien antiguos.
El objetivo de esta operación era fomentar la adecuada formación del precio de las acciones, limitar la volatilidad sin reducir la liquidez y reducir el número de acciones en circulación que, tras la ampliación de capital, era excesivo.
Así, buscaba dar una solución a la avalancha de nuevos títulos cotizando de la compañía resultado de la ampliación de capital llevada a cabo por el plan de reestructuración.
Ya en la junta del pasado mes de noviembre, los accionistas 'tumbaron' la propuesta de la compañía de unificar sus acciones de clase A y B, también al no poderse a someter a votación ese punto del orden del día por falta de quórum necesario.
Los accionistas sí han aprobado las cuentas anuales de la sociedad y de su grupo consolidado correspondientes al ejercicio 2016, así como la reelección de Deloitte como auditor de cuentas para el ejercicio en curso y el nombramiento de PwC como auditor para los ejercicios 2018, 2019 y 2020.
Este último nombramiento se produce en el marco de una política de rotaciones, dentro de la normalidad en este tipo de nombramientos en las sociedades cotizadas, informó la compañía.
Asimismo, se acordó mantener la vacante dejada por la dimisión de Miguel Antoñanzas Alvear como consejero, a la espera de que concluya el proceso de selección del nuevo consejero independiente, conforme a la política de selección de consejeros de Abengoa.
POLÍTICA DE REMUNERACIONES Y PLAN DE INCENTIVOS.
En otro orden de cosas, la junta de accionistas también dio luz verde a la propuesta de política de remuneraciones de los consejeros correspondiente a los ejercicios 2018, 2019 y 2020 así como la modificación de la de 2017.
Esta política incluye un plan de incentivos a largo plazo para 125 directivos cuyo objetivo, tal y como señaló el presidente de Abengoa, Gonzalo Urquijo, no es otro que "retener y vincular al personal clave necesario para desarrollar el plan de reestructuración de la compañía, y a través del cual, se busca incentivar al equipo gestor necesario para llevarlo a cabo".
Así, el equipo gestor solo recibirá el incentivo si se cumplen determinadas condiciones ligadas, entre otras cuestiones, a la generación de Ebitda del nuevo negocio.