Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Wells Fargo elimina los objetivos de ventas de su negocio minorista tras el escándalo de las cuentas falsas

El banco estadounidense Wells Fargo ha anunciado este martes que eliminará los objetivos de ventas de sus trabajadores de banca minorista a partir de enero de 2017 a raíz de las malas prácticas detectadas entre 2011 y 2015, cuando se contrataron sin consentimiento de los clientes 1,5 millones de cuentas de depósito y se solicitaron 0,5 millones de tarjetas de crédito, situación que ocasionó el despido de 5.300 empleados.
En un comunicado, el consejero delegado de la entidad, John Stumpf, señaló que la decisión responde a la necesidad de que sus clientes recuperen la "confianza" en sus empleados después de que la entidad haya sido sancionada con 185 millones de dólares (165 millones de euros) por las prácticas impropias que realizaron miles de trabajadores del banco, que abrieron cuentas falsas para cumplir objetivos de ventas y obtener recompensas.
"Nuestro objetivo siempre ha sido y sigue siendo abordar las necesidades financieras de nuestros clientes y conseguir su satisfacción", recalcó Stumpf, quien indicó que la decisión supone "otro paso" para reforzar la "cultura de servicio" del tercer banco estadounidense por volumen de activos.
Según la Oficina de Protección Financiera a los Consumidores (CFPB por sus siglas en inglés), miles de empleados de Wells Fargo Bank abrieron sin autorización de los clientes 1,53 millones de cuentas de depósito a las que transfirieron sin permiso fondos de otras cuentas de los clientes y que generaron unos 2 millones de dólares (1,8 millones de euros) en comisiones para la entidad.
Asimismo, los empleados del banco tramitaron 565.443 solicitudes de tarjetas de crédito sin autorización y sin conocimiento de los clientes, generando 403.145 dólares (358.822 euros) en comisiones.
Wells Fargo ya anunció que el compromiso alcanzado con las autoridades suponía la devolución a los clientes afectados de 2,6 millones de dólares (2,3 millones de euros) y precisó que la devolución media por cliente es de 25 dólares (22,2 euros).