Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Wells Fargo cifra en hasta 630 millones el impacto por litigios derivado del escándalo de las cuentas falsas

El escándalo de las cuentas creadas fraudulentamente por los empleados de Wells Fargo podría suponer un impacto negativo de hasta 700 millones de dólares (630 millones de euros) en batallas legales sobre las cuentas de la entidad, según informó la compañía, que ha incrementado en un 70% el exceso de pérdidas potenciales derivadas de litigios.
Wells Fargo estima que las "razonablemente posibles" pérdidas por litigios que excedan las provisiones de la compañía son de hasta 1.700 millones de dólares (1.531 millones de euros) a fecha de 30 de septiembre, frente a las pérdidas de hasta 1.000 millones de dólares en este aspecto que proyectaba a finales de junio.
"El nivel más alto de las razonablemente posibles pérdidas potenciales por litigios que excedan el pasivo de la compañía para perdidas probables fue de aproximadamente 1.700 millones de dólares a fecha de 30 de septiembre de 2016", informó el banco a la Comisión del Mercado de Valores de EEUU (SEC).
Así, la compañía señala que es "inherentemente difícil" determinar si cualquier pérdida es probable o incluso posible, así como también subraya la dificultad de estimar la cantidad de cualquier pérdida.
Al respecto, Wells Fargo fue sancionado en septiembre con 185 millones de dólares (167 millones de euros) por las malas prácticas detectadas entre 2011 y 2015, cuando se contrataron sin consentimiento de los clientes 1,5 millones de cuentas de depósito y se solicitaron 0,5 millones de tarjetas de crédito.
Este motivo provocó la dimisión del consejero delegado de la entidad, John Stumpf, quien renuncio a un premio de 41 millones de dólares (37 millones de euros) en acciones, así como que el banco despidiese a 5.300 de sus empleados.