Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Wells Fargo no podrá abrir filiales en el extranjero tras suspender por segunda vez en su plan de resolución

El banco estadounidense Wells Fargo no podrá establecer ni adquirir filiales en el extranjero después de no haber corregido las deficiencias detectadas en su plan de resolución, conocido como "testamento en vida", que deberá remediar en un nuevo plan a presentar el 31 de marzo de 2017 si no quiere verse forzado por los reguladores a desprenderse de activos.
De este modo, Wells Fargo aparece señalado por la Reserva Federal de EEUU (Fed) y la Corporación Federal de Garantía de Depósitos (FDIC) como el único banco que no ha subsanado los problemas detectados el pasado mes de abril, después de que Bank of America, Bank of New York Mellon, JP Morgan Chase y State Street hayan dado una respuesta adecuada a las deficiencias de sus respectivos testamentos.
"Las agencias determinaron de manera conjunta que Wells Fargo no corrigió de forma adecuada dos de las tres deficiencias detectadas, específicamente en las categorías de racionalización de una entidad legal y servicios compartidos", señalaron la Fed y FDIC.
Asimismo, las dos agencias también determinaron que Wells Fargo no remedió de manera adecuada las deficiencias detectadas en la categoría de gobernanza.
De este modo y en vista de la naturaleza de las deficiencias y de los riesgos que conlleva la falta de respuesta de Wells Fargo, las agencias han decidido imponer restricciones a la expansión internacional de la entidad y de sus filiales.
"En particular, Wells Fargo tiene prohibido el establecimiento de entidades bancarias internacionales o la adquisición de cualquier filial no bancaria", indicaron los reguladores.
A raíz de este segundo fracaso en la subsanación de los defectos en su testamento en vida, la entidad deberá presentar un nuevo plan revisado en el que se aborden las deficiencias señaladas el 31 de marzo de 2017.
En caso de que tras la revisión de este nuevo plan las agencias considerasen que estas deficiencias no han sido corregidas de manera adecuada, los reguladores limitarán el tamaño de los activos no bancarios y de intermediación hasta niveles equivalentes a los del 30 de septiembre de 2016.
Además, si Wells Fargo no remedia adecuadamente dichas deficiencias en un plazo de dos años, las agencias podrían exigir a la entidad que lleve a cabo desinversiones de determinados activos y operaciones para facilitar la liquidación ordenada del banco en una potencial quiebra.
La presentación de testamentos en vida representa uno de los elementos clave de la reforma Dodd-Frank del sector financiero, llevada a cabo en 2008 a consecuencia de la experiencia sobre las consecuencias derivadas de una bancarrota desordenada tras el colapso de Lehman Brothers.
Estos planes de resolución pretenden garantizar que los grandes bancos estadounidenses pueden ser desmantelados de forma rápida y sin representar un riesgo para el conjunto de la economía.
El pasado mes de septiembre, Wells Fargo fue sancionado por las malas prácticas detectadas entre 2011 y 2015, cuando se contrataron sin consentimiento de los clientes 1,5 millones de cuentas de depósito y se solicitaron 0,5 millones de tarjetas de crédito, lo que provocó la dimisión del consejero delegado de la entidad, John Stumpf.