Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"A día de hoy" nadie en Volkswagen cuestiona las inversiones en España

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ha apuntado a preguntas de los periodistas que "a día de hoy" nadie en Volkswagen ha hecho la "mínima indicación" de que "corren peligro" las inversiones de esta compañía en España.

Soria ha apuntado que desde el Gobierno no han dejado de "tener contacto" con la empresa desde el primer día que se tuvo conocimiento de los hechos. "Desde ese primer día el objetivo del Gobierno ha estado centrado en una triple vertiente: en primer lugar la industria, en segundo lugar el empleo y en tercer lugar el consumidor. Todo con el mismo orden y la misma importancia", ha puntualizado.
Desde el punto de vista de la industria y del empleo, Soria ha indicado que el objetivo del Gobierno ha sido que la empresa mantenga las inversiones comprometidas con España hace "escasamente" dos meses, que comportan que el nuevo modelo del Volkswagen Polo se haga en la factoría de Navarra y que los nuevos modelos del Seat Ibiza y León se hagan en la fábrica de Martorell.
"A día de hoy no hay nadie en la empresa que haya hecho la mínima indicación de que corren peligro ese tipo de inversiones. Al contrario, lo que se ha dicho desde el primer día es que su intención era garantizar ese tipo de inversión", ha explicado el titular de la cartera de Industria en la presentación del informe final 'Industria Conectada 4.0'.
El nuevo presidente y consejero delegado de Volkswagen, Matthias Müller, anunció este semana ante la plantilla de la compañía en la sede de Wolfsburg que la compañía revisará "todas las inversiones" y que realizará un ajuste "no sin dolor" para recuperarse de la crisis provocada por la manipulación de las emisiones de los motores.
Con respecto a los compradores de esos vehículos, que llevan incorporado un motor que tiene a su vez un software que adultera las emisiones, el ministro de Industria ha recordado que hay un "compromiso" por parte de las empresas para que antes del 31 de octubre de este año exista un plan de acción para que cada uno de esos clientes pueda llevar el vehículo a su concesionario y allí le puedan dar solución a ese problema.
Preguntado por si el Gobierno piensa sumarse a alguna demanda colectiva de afectados, Soria se ha limitado a señalar que lo que tiene pensado el Ejecutivo es "defender" la industria, las inversiones y la actividad, porque "es lo que necesita España.
"Sin perjuicio de eso, estamos en contacto con la empresa para que, a la mayor brevedad posible, puedan dar la solución técnica a los vehículos que incorporan ese motor que lleva ese software", ha atajado el ministro.