Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Vodafone pierde 5.003 millones en su primer semestre fiscal

Vodafone registró pérdidas por importe neto de 5.003 millones de euros en los seis primeros meses de su año fiscal, una cifra que supone incrementar un 113% el resultado negativo correspondiente al mismo periodo del ejercicio precedente como consecuencia del deterioro del valor de sus activos en la India, informó el operador británico de telefonía.
Las cuentas semestrales de Vodafone incluyen un impacto negativo de 6.375 millones de euros por ajustes en el valor de la inversión de la compañía en la India por el incremento de la competencia, incluyendo 1.375 millones de euros por el reconocimiento de activos fiscales diferidos.
La cifra de negocio de Vodafone entre abril y septiembre alcanzó un total de 27.054 millones de euros, lo que representa un retroceso del 3,9% interanual, mientras que los ingresos por servicios sumaron 24.805 millones, un 3,1% menos.
La deuda neta de la operadora británica al cierre del primer semestre de su ejercicio fiscal se situaba en 40.668 millones de euros, un 10,3% por encima de la cantidad al comienzo del ejercicio.
"Hemos mejorado nuestra evolución durante el primer semestre del ejercicio financiero, con Europea ligeramente por delante de nuestras expectativas, liderada por Alemania e Italia, y una buena ejecución en AMAP (África, Oriente Próximo y Asia Pacífico)", declaró Vittorio Colao, consejero delegado de Vodafone.
El máximo ejecutivo de la operadora británica subrayó el aumento de la competencia en la India durante el año, reduciendo el crecimiento de los ingresos y de la rentabilidad ante lo que Vodafone ha respondido fortaleciendo sus ofertas comerciales de voz y datos, así como concentrando su participación en la reciente subasta de espectro a las áreas más exitosas y rentables del país.
No obstante, Vodafone confía en mantener su resultado subyacente en la segunda mitad del ejercicio para seguir en vías de cumplir los objetivos anuales, a pesar de las incertidumbres macroeconómicas.
De este modo, la operadora espera lograr un crecimiento orgánico de su resultado bruto de explotación (Ebitda) del 3% al 6%, así como lograr un flujo libre de caja a los tipos de cambio previstos de al menos 4.000 millones de euros.