Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La exótica historia de Vivaway, la sociedad en Londres de Rodrigo Rato

De todas las empresas del Reino Unido, ¿por qué terminó Rodrigo Rato en una tal Vivaway? Es una de las sociedades clave en la investigación de Hacienda. El ex ministro no aparece como propietario de Vivaway hasta finales de 2013. Pero esta sociedad y su filial española, Kradonara, se creó en 2001, cuando Rato era vicepresidente económico del gobierno.

En el número 7 de Welbeck Street, en el acomodado barrio de Marylebone en Londres, está domiciliada Vivaway, la empresa británica propiedad ahora de Rodrigo Rato. Comparte dirección con Trident Trust, una empresa de servicios fiduciarios con presencia en casi una decena de paraísos fiscales.

El ex ministro es oficialmente el dueño de Vivaway desde el 27 de diciembre de 2013. ¿Lo era también antes? ¿Desde que se creó en 2001 en un vivero de sociedades pantalla mientras él era vicepresidente del gobierno? Hablamos de una empresa que si tuviera pasaporte, estaría lleno de sellos de lugares exóticos.

Dos meses después de su creación el 12 de septiembre de 2001 y un día después de constituir su filial inmobiliaria en España, Kradonara, Vivaway pasa a manos de dos sociedades en Niue, un semidesconocido paraíso fiscal en medio del Pacífico. Se trata de Haywood Securities Limited y Bradford Holdings Inc, que se reparten 500 acciones cada una.

La empresa sin embargo se administra desde las Islas Canal y las Islas Granadinas, otros dos paraísos fiscales. En 2003 Vivaway nombra nuevos gestores en Gibraltar y los propietarios en Niue se intercambian sus acciones en cada ejercicio. En mayo de 2006, con Rato ya al frente del FMI, Vivaway se vende a dos sociedades en Gibraltar ligadas a Finsbury Trust, una empresa de servicios fiduciarios en el Peñón.

Según abogados consultados: con este tipo de estructuras ha aflorado el dinero opaco en España durante años. No se sabe quién es el verdadero dueño de la sociedad, las órdenes se dejan en manos de testaferros y el dinero termina llegando a España a través de sociedades.

Hasta 2006 Vivaway no registra grandes movimientos en su balance. Es una  empresa con sede en Londres, con dueños y gestores en Gibraltar, propietaria de una sociedad inmobiliaria en España valorada en 370.000 euros.


En el ejercicio 2007 llega la primera inyección importante de dinero, coincidiendo con la salida de Rato del FMI. Vivaway aumenta sus inversiones en la española Kradonara en 900.000 euros. La sede en Sotogrande de esta inmobiliaria fue registrada el mismo día que el domicilio del ex ministro.

Rato desvela a Hacienda que Vivaway es suya cuando se acoge a la amnistía fiscal en 2012. En ese momento la sociedad tiene fondos propios negativos y registra pérdidas. Pero un año después no parece la misma: se han inyectado 7 millones de euros en dos ampliaciones de capital (junio y diciembre), con una prima de emisión de casi 6.000 euros por cada nueva acción.
Esta operación despierta ciertas sospechas. ¿De dónde sale el dinero? ¿Por qué se hace la ampliación? ¿Quién la suscribe?

En los papeles oficiales del registro mercantil británico, Rato se convierte en el único accionista de Vivaway el día 27 de diciembre de 2013, después de la entrada del dinero.

En sus cuentas anuales correspondientes a eses ejercicio la sociedad informa que ha saldado una deuda de tres millones y medio con los socios de Vivaway. Otros dos millones se destinan en dos ampliaciones de capital que realiza la filial española y que se terminan en la partida de “inversiones financieras a largo plazo” de esta sociedad.

Todos estos movimientos se registran año y medio después de que el juez citara como imputado a Rato por la salida a bolsa de Bankia. En ese tiempo la actividad empresarial del ex ministro no se detiene. El 29 de noviembre de 2013 crea otra sociedad con sede en Londres con conexiones en las Islas Vírgenes Británicas (otro paraíso fiscal), junto al ejecutivo Pedro Díez Martínez.

Se llama Lilac Trading Company y tiene su sede en un despacho a las afueras de Londres, en una zona mucho más humilde si se compara con Welbeck Street.

Sin embargo, ambas empresas tiene algo más en común. En la dirección oficial de Lilac trabajan los mismos contables a los que recurrió Vivaway cuando se creó en el año 2001.