Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El posible recorte en el presupuesto comunitario, “inaceptable” para España

Mariano Rajoy se reúne con Angela MerkelEFE

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea han comenzado pasadas las 23:00 horas de la noche, y tras doce horas de contactos bilaterales, la cumbre para tratar de pactar los presupuestos comunitarios para el periodo 2014-2020. El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, plantea recortes respecto a la propuesta original de la Comisión, que han sido bien acogidos por los contribuyentes netos, pero que resultan "inaceptables" para España porque le supondrá pérdidas de al menos 20.000 millones de euros en ayudas regionales y agrícolas. A su llegada a Bruselas, el propio Mariano Rajoy ha asegurado que “dará batalla” para lograr “un buen presupuesto para Europa y también para España”.

Los líderes europeos han desfilado a lo largo del día por el denominado 'confesionario' para exponer en 20 ó 25 minutos sus líneas rojas a los presidentes del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y de la Comisión, José Manuel Durao Barroso.
El más madrugador ha sido el primer ministro británico, David Cameron, y el último el canciller austriaco, Werner Faymann, ambos del autodenominado grupo de "amigos de gastar mejor".
Van Rompuy plantea recortes respecto a la propuesta original de la Comisión, que ascendía a 1,033 billones para 7 años). La rebaja ha sido bien acogida por los contribuyentes netos, que sin embargo exigen todavía más reducciones. Pero resulta "inaceptable" para España porque le supondrá pérdidas de al menos 20.000 millones de euros en ayudas regionales y agrícolas.
"España dará su batalla en el buen sentido de la expresión batalla", había dicho Rajoy a la prensa a su llegada a la capital europea.
El presidente del Gobierno ha advertido de que las negociaciones "no son fáciles", pero ha asegurado que participará con "espíritu constructivo" para intentar "un buen presupuesto para Europa y también un buen presupuesto para nuestro país". "Voy a estar muy activo, como he estado muy activo desde que soy presidente del Gobierno en todos los temas europeos que nos preocupan", ha asegurado.
Rajoy ha evitado dar cifras con las que tasar las aspiraciones de España o valorar los recortes que podría aceptar y se ha limitado a decir que espera que de las negociaciones salga "una cosa razonable", que permita dar con un acuerdo en esta cita. "Dar cifras ahora tiene poco sentido, lo que importa más son los conceptos y que salga algo equilibrado", ha explicado.
Con todo, Rajoy ha opinado que " tampoco sería un drama" si los líderes europeos no logran un acuerdo en esta cumbre, porque los presupuestos entrarán en vigor en 2014 y queda un año entre tanto.
"Realmente sería la primera vez en la que se aprobara (el presupuesto) a la primera y, además, en el año anterior. Por tanto no sería un drama, pero sí creo que debemos hacer un esfuerzo. Yo vengo con la mejor de mis disposiciones para conseguir algo a gusto para todos", ha resumido.
Más ayudas para Andalucía, Castilla La Mancha y Galicia
Rajoy peleará en la cumbre para que se limiten al máximo los recortes propuestos y para que las disminuciones se repartan de la forma más equilibrada posible entre los diferentes capítulos de gasto y no se concentren únicamente en las ayudas agrícolas y de cohesión, según ha dicho el secretario de Estado para la UE, Íñigo Méndez de Vigo.
El Gobierno lamenta que la propuesta de Van Rompuy no tiene suficientemente en cuenta la situación de los países más afectados por la crisis. En particular, el reparto de fondos se calculará con los datos de renta 2007-2009, que todavía no reflejan plenamente el impacto de la doble recesión. Lo único positivo, según Méndez de Vigo, es que el presidente del Consejo Europeo ha ofrecido una cláusula de revisión.
Rajoy también dará la batalla para que Galicia, Andalucía y Castilla-La Mancha -que el actual periodo son objetivo prioritario de la política europea de cohesión- mantengan al menos dos tercios de las ayudas europeas los próximos 7 años pese a que su PIB supera ya el 75% de la renta comunitaria. La última propuesta de Van Rompuy reduce el apoyo al 57% de los fondos actuales.
El Gobierno también reclama subvenciones específicas para Murcia, Canarias y Ceuta y Melilla. Y pedirá mejorar el trato a la Comunidad Valencia, Asturias y Castilla y León.