Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los Veintiocho siguen divididos en las negociaciones para acordar la cuotas de pesca de 2017

Los ministros de Pesca de los países de la Unión Europea continúan negociando las posibilidades de pesca para la flota comunitaria en el Atlántico y el mar del Norte en 2017, ocho horas después de que retomaran las conversaciones este martes por la mañana y tras rechazar una primera propuesta.
La presidencia de turno de la UE, que este semestre ostenta Eslovaquia, presentará a los Veintiocho una nueva propuesta de compromiso alrededor de las 22.00 horas, han informado fuentes diplomáticas, después de que las delegaciones mantuvieran durante toda la jornada reuniones bilaterales y trilaterales (con Eslovaquia y con la Comisión Europea).
La ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, con sus homólogos francés y portugués. También ha mantenido una conversación a tres bandas con Bruselas y la presidencia de turno, que esta mañana ha presentado una primera propuesta de compromiso que ha sido rechazada por "prácticamente todos los países", han señalado fuentes europeas.
Esta propuesta recogía una reducción del recorte para la merluza sur hasta el 20%, desde el 36% propuesto por el Ejecutivo comunitaria. No obstante, no había ninguna referencia con respecto al jurel del Cantábrico, para la que Bruselas plantea un tijeretazo del 45%.
La ministra española aseguró a su llegada al consejo este lunes que estas dos especies eran prioritarias para España en las negociaciones. Según han informado las fuentes, España ha conseguido el apoyo de Francia con respecto a sus demandas para estas dos poblaciones.
En relación al rape, tanto del Golfo de Vizcaya como del mar de Irlanda y del Gran Sol, la propuesta de esta mañana incluía recortes del 10%, frente al 12% propuesto por Bruselas. También suavizaba los recortes para el gallo, hasta el 15% en aguas ibéricas (-25,7% con anterioridad) y hasta el 25% para el del Gran Sol (-28,2%).
Otra de las especies que más problemas plantea entre los Estados miembros es el bacalao del mar de Irlanda y del Gran Sol. La Comisión Europea planteó un recorte del 68%, que en la propuesta de la presidencia se redujo hasta el 50%.
También planteaba la propuesta de Eslovaquia mantener la cuota para la anchoa o boquerón del Cantábrico y del Golfo de Vizcaya, en línea con la propuesta del Ejecutivo comunitario y con el deseo de España.
García Tejerina ya anunció que uno de los objetivos de España era reclamar que se tuvieran en cuenta los aspectos socioeconómicos de reducir las posibilidades de pesca. En opinión de la delegación española, hay informes socioeconómicos que deben ser valorados con la misma consideración que se da a los datos científicos, que establecen el estado de los recursos pesqueros, tal y como establece la Política Pesquera Común (PPC).
Los ministros de Pesca también abordan el problema que suponen las llamadas especies de "estrangulamiento", es decir, aquellas para las que las embarcaciones no tienen cuota pero que deben desembarcar, en lugar de descartarlas como antes, y por tanto pueden obligar a una flota a amarrar. A la española le afectan especialmente las capturas accesorias de bacalao y eglefino en la pesca de merluza.
España propone alternativas como el intercambio con algunas especies, para que poder obtener más margen con especies para las que la cuota es "nula o muy pequeña" a cambio de cuota en otros recursos para los que la flota tiene "mayor holgura" y su recorte no afectaría tanto al sector.