Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Union de Uniones pide redefinir los criterios de reparto de nuevas plantaciones de viñedo

Muestra su "indignación" tras los ataques a camiones españoles en Francia
La Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos ha insistido al Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente en la necesidad de revisar los criterios de admisibilidad de solicitudes de nuevas plantaciones de viñedo, teniendo en cuenta que el régimen deberá estar vigente, en principio, hasta el 2030, según ha informado en un comunicado.
En concreto, la organización agraria trasladó esta petición en la reunión mantenida entre el director de general de Producciones Agrarias, Fernando Miranda, y el grupo sectorial del vino de la organización.
Unión de Uniones ha insistido en la conveniencia de establecer un límite por solicitante y año de cinco hectáreas en el reparto de nuevas autorizaciones de plantación así como en la redefinición de los criterios de prioridad, atendiendo a la demanda de los jóvenes viticultores y agricultores profesionales.
La organización sigue considerando preciso regionalizar el reparto de nuevas plantaciones y alcanzar hasta el máximo del 1% sobre la superficie de viñedo estatal que permite la reglamentación comunitaria, con el fin de no perder potencial productivo.
Además, se ha interesado por las razones que podrían llevar al Ministerio a no admitir los topes de nuevas plantaciones propuestos por las denominaciones de origen Navarra, Cariñena y Cava.
Por último, la organización ha trasladado su "indignación" ante los nuevos ataques a camiones españoles en Francia con vino español y ha reclamado que se ponga en marcha mecanismos sancionadores tanto a los autores de los hechos como a las autoridades del Estado miembro que no adoptan medidas para erradicar estas prácticas.