Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Unidos Podemos quiere que los cambios de 'subcontratas' no impliquen el despido de los trabajadores

El PSOE plantea medidas para evitar fraudes y Ciudadanos reclama una supervisión pública para estos contratos
Unidos Podemos quiere que un cambio de empresa en una subcontratación no implique el despido de los trabajadores y, por ello, propone que los derechos y las obligaciones laborales y de Seguridad Social con éstos se subroguen con el cambio.
Así figura en una de las enmiendas que este grupo parlamentario ha presentado a proposición de ley de reforma del Estatuto de los Trabajadores, que quieren aprovechar para introducir medidas que promuevan la estabilidad en el empleo.
En sus enmiendas, recogidas por Europa Press, la formación morada pide que se incremente el deber de control del empresario principal sobre las empresas subcontratadas, de manera que la contratación sucesiva que pueda darse en una 'cadena de subcontratación' tenga que contar con el consentimiento previo del principal.
Asimismo, reclaman que éste asuma más responsabilidad respecto a las obligaciones con la Seguridad Social. Por otro lado, esta formación quiere que exista una clara distinción entre subcontratación lícita de obras y servicios y la cesión ilegal de trabajadores.
LA OPOSICIÓN APROVECHA PARA DEFINIR QUÉ ES LA SUBCONTRATACIÓN
La Reforma del Estatuto de los Trabajadores parte como una iniciativa del PSOE para garantizar que los trabajadores que son subcontratados por una tercera empresa tengan las mismas condiciones que tendrían de ser contratados por el empresario principal. El plazo para la presentación de enmiendas parciales a la misma ha terminado cuatro meses después de que la iniciativa se tomara en consideración.
Esta proposición de ley fue inicialmente vetada por el Gobierno del PP por considerar que suponía una variación presupuestaria, aunque la Mesa del Congreso levantó este veto. El Gobierno planteó ante el Tribunal Constitucional un conflicto de atribuciones con la Cámara Baja por ello, conflicto que aún está a la espera de resolverse.
De hecho, los 'populares' han declinado a registrar enmiendas al articulado, al contrario del resto de grupos, que han aprovechado para, además de introducir reformas en otros artículos, definir de forma legal los conceptos de empresario principal, empresario contratista y subcontratista.
Así, tanto PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos han registrado enmiendas en este sentido, abogando por un mayor control y exigencia de responsabilidad a la empresa principal. En este sentido, los socialistas, por ejemplo, proponen que el empresario tenga que comprobar que el contratista esté al día de sus obligaciones con la Seguridad Social, solicitando para ello un certificado a la Tesorería General, la cual debería de proporcionárselo en un plazo no superior a 30 días.
Asimismo, para limitar la subcontratación, el PSOE propone introducir un artículo en el que alude a la posibilidad de identificar en convenios colectivos sectoriales estatales y de ámbito inferior aquellos trabajos o tareas que puedan cubrirse con este tipo de contratos, y evitar así el recurso de la subcontratación con fines fraudulentos.
Por su parte, entre sus enmiendas registradas, además de mayor control y exigencias de información en los procesos de subcontratación, Ciudadanos quiere introducir una mención explícita a la supervisión pública de estos procedimientos.
De esta manera, la formación naranja subraya la necesidad de que las administraciones públicas velen por que "no se produzcan incumplimientos de los derechos de los trabajadores del contratista y subcontratista y no se incurra en cesión ilegal de trabajadores".