Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Unespa aboga por adaptar las leyes del seguro a los nuevos tiempos tecnológicos

La presidenta de la patronal del seguro Unespa, Pilar González de Frutos, ha abogado este lunes por adaptar las normas del seguro a los nuevos tiempos en los que prima la tecnología y la rapidez con el fin de que no se convierta en un "freno objetivo para su desarrollo".
"Nosotros tenemos que recorrer un camino, pero las leyes también. No le podemos exigir al cliente que pulsa con un dedo una tecla que dice 'OK' o 'comprar' que verifique que ha leído todo un conjunto de cláusulas porque uno, simplemente, cuando está en el autobús no tiene tiempo de andar pasando pantallas y pulsando en teclas que dicen 'OK me he enterado", una tras otra", ha manifestado De Frutos.
Durante su intervención en el XXIII Encuentro del sector asegurador organizado por ABC y Deloitte, la presidenta de la patronal ha apuntado que la digitalización exige "altura de miras y dinamismo", además de autorregulación.
"Exige un regulador que sepa ajustar las tuercas de la norma como es debido y una autoridad de supervisión que sepa aplicar dicha norma con dosis suficientes de realismo y pragmatismo", resume.
A su juicio, con el impulso de la digitalización en el sector, las aseguradoras tienen la posibilidad de conocer al cliente, de aprender todo sobre él y de "reaccionar en consecuencia".
De Frutos insiste en que el consumidor del siglo XXI es "inquieto, atento y preocupado" y también ha advertido de que los nuevos tiempos han traído "riesgos de nuevo cuño", como los cibernéticos, sobre los que los usuarios tienen poca información.
Sin embargo y pese a que se tiende a ver la tecnología como una amenaza, la presidenta de Unespa ha hecho hincapié en que, para la industria, es "más que nada" una oportunidad.