Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Unesid lamenta que Bruselas proponga eliminar la distinción entre economías de mercado y planificada

La Unión de Empresas Siderúrgicas (Unesid) "habría preferido" que la Comisión Europea, en línea con la "opinión abrumadoramente mayoritaria del Parlamento Europeo", fuese partidaria de mantener la práctica de la UE de distinguir entre países terceros que son economías de mercado y los que son economías planificadas.
La asociación realiza esta consideración en un comunicado en el que sale al paso de la de propuesta de la Comisión Europea de eliminar la distinción entre economía de mercado y planificadas en los instrumentos de defensa nacional.
Al tiempo que abandona la diferencia entre economías de mercado y otras economías, el Ejecutivo propone introducir un nuevo concepto de "distorsiones significativas de mercado", para el que propone una metodología excepcional.
La posición de Bruselas responde a un "ejercicio de malabarismo" detrás del cual se encuentra "el problema causado por las importaciones desleales de China, que en el caso de España alcanzaron un máximo de 1,4 millones de toneladas en el año 2015, aumentando el 57% en referencia al año anterior", afirma Unesid.
"La Comisión ha hecho un esfuerzo por abordar la situación, y Unesid considera que es justo reconocerlo, sobre todo porque ha abandonado ciertas ideas preconcebidas sobre que no supondría problema alguno reconocer a China como un país de condiciones económicas normales", indica.
Sin embargo, la industria española considera que la propuesta de la Comisión Europeo "presenta aún muchas dudas al haber decidido abandonar el concepto de 'economía no de mercado', puesto que no está clara la relación entre la nueva propuesta y las normas de la OMC".
Junto a esto, lamenta que la nueva propuesta haga recaer la carga de la prueba en la propia Comisión Europea y en la industria, lo que eleva la gestión y el coste administrativos, "mientras que los países y las empresas que comercien deslealmente no tendrán obligación alguna", indica.