Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Unai Sordo, savia joven "para un nuevo tiempo" en CC.OO.

El hasta hace poco secretario general de CC.OO. Euskadi, Unai Sordo, de 44 años, llevará las riendas de CC.OO. los próximos cuatro años después de haber sido elegido en la noche del viernes secretario general de la organización en sustitución de Ignacio Fernández Toxo con el respaldo del 88,8% de los delegados.
Unai Sordo se convierte de esta forma en el segundo secretario general de CC.OO. más joven de la historia del sindicato desde Antonio Gutiérrez.
Sordo, que fue propuesto por Toxo para reemplazarle a los mandos de CC.OO., logrando el respaldo casi unánime del Consejo Confederal, llegó en 2009 a la Secretaría General de CC.OO.-Euskadi y en 2013 fue reelegido con un apoyo del 96%. A principios de este mes, cuando ya se conocía que su destino iba a ser liderar la confederación, la Secretaría General de CC.OO.-Euskadi pasó a manos de Loli García.
Nacido el 2 de octubre de 1972 en Barakaldo, Sordo es diplomado en Graduado Social por la Universidad del País Vasco (UPV-EHU). Trabajó en el sector de la industria de la madera antes de incorporarse al sindicato en puestos de responsabilidad y fue militante activo durante los años anteriores a su integración.
En junio de 2000, Sordo asumió la Secretaria de la Juventud de CC.OO. Euskadi, cargo que compatibilizó con las tareas de organización en Vizcaya. En 2004 pasó a ser responsable territorial de Vizcaya.
Asimismo, también estuvo vinculado directamente al área de seguimiento de elecciones sindicales, formación sindical de cuadros y desarrollo de contenidos en diferentes campañas que realizó el sindicato.
Toxo propuso a Sordo para liderar CC.OO. al considerarlo "el mejor candidato para pilotar el nuevo tiempo sindical". La propuesta del sindicalista gallego fue respaldada de forma casi unánime por el Consejo Confederal del sindicato, al ser aprobada por 117 votos a favor y 6 abstenciones.
UN SINDICATO MÁS CERCANO Y PEGADO A LA REALIDAD
El nuevo secretario general de CC.OO. es partidario de una dirección que combine "veteranía y juventud" y así lo ha reflejado en su Comisión Ejecutiva, donde entran algunas caras nuevas y se mantienen otras ya conocidas, como la de Carlos Bravo, negociador del sindicato en materia de pensiones, y Fernando Lezcano, vinculado a las tareas de organización y Comunicación en la etapa de Toxo.
Sordo, que afronta esta nueva etapa con "ilusión y un gran sentido de la responsabilidad", apuesta por unas Comisiones Obreras con estructuras "más flexibles" y "más cercanas" a las "nuevas realidades de precariedad" que se dan en las empresas y en los centros de trabajo.
"Hay que organizar los recursos de manera que la gente nos vea más cercanos y más útiles a esta nueva tipología de problemas que la crisis y la gestión de la crisis ha instalado en millones de trabajadores. Hoy en día seguramente son conscientes de que están en una situación de precariedad y todavía no acaban de entender la utilidad del hecho sindical", apuntaba recientemente en una entrevista concedida a Europa Press.
Sordo es partidario de seguir combinando "movilización y negociación" ante un Gobierno del PP "débil políticamente" y sin voluntad de "enmendar" la orientación de sus políticas laborales y rechaza el discurso "recurrente" de que los sindicatos han estado desaparecidos durante la crisis, pues, a su juicio, "han estado donde tenían que estar".
El nuevo líder de CC.OO. cree que hay que "resituar la acción del sindicato" para que se "entienda la utilidad de estar organizados quienes ahora mismo no lo entienden". "Y ahí sí es verdad que estamos en una reflexión organizativa y de acción sindical que es la que tenemos que poner en marcha tras el Congreso", ha manifestado.