Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UPA pide a la gran distribución el "principio del fin de la crisis" en el sector avícola

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) ha instado a todas las empresas de distribución en España a que tomen ejemplo de Carrefour, que que acaba de subir ligeramente el precio de la carne de pollo, hasta los 2,29 euros/kilos, para que sea el "principio del fin de la crisis" en el sector avícola.
En concreto, UPA ha explicado que estos pocos céntimos de subida del pollo en los lineales de Carrefour "no suponen una gran diferencia para el consumidor, pero sí para los ganaderos" y han declarado que esta medida "impulsará la supervivencia de muchas granjas y, de esta manera, la soberanía alimentaria de España".
La organización agraria ha recordado dos factores muy importantes para entender la crisis que atraviesan los productores de carne de pollo. Por un lado, esta carne suele usarse como producto reclamo por la distribución, por lo que el precio ha caído en los últimos años hasta situarse en torno a los 2,18 euros/kilo, un precio que provoca una disminución de la rentabilidad para los ganaderos avícolas y genera la "ruina" del sector.
Por otro, el sector avícola está atravesando un proceso de "reestructuración silenciosa", según UPA, ya que mientras las empresas integradoras están poniendo obstáculos logísticos a muchas granjas de ciertos territorios, desde la Administración se está promoviendo la instalación de numerosas granjas en otras zonas, a través de la política de desarrollo rural de las Comunidades Autónomas.
"La consecuencia de este proceso de reestructuración es el cierre de numerosas explotaciones y la ruina de sus ganaderos", han explicado desde la organización agraria.
De esta forma, UPA insta a que las empresas de la gran distribución tomen ejemplo y adopten este pequeño incremento del precio "que puede salvar al sector", a la vez que reclama un plan de ordenación consensuado entre los ganaderos, el Ministerio de Agricultura y las comunidades autónomas, que permita un desarrollo sostenible del sector y elimine los riesgos a los que puede conducir la actual situación, como es el cierre masivo de explotaciones.