Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UGT afirma que "nunca situará" la bajada de impuestos como algo positivo para aquellos a quienes representa

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha afirmado durante la clausura de una jornadas confederales organizadas por UGT sobre justicia social y fiscalidad que el sindicato nunca va a "pedir o situar la bajada de impuestos" como un elemento positivo para "ningún" colectivo de trabajadores o de personas a las que representa.
También ha subrayado que únicamente coincide con la CEOE en que hay que dar estabilidad jurídica para que "todo el mundo sepa cuáles son las reglas del juego y para que no haya cambios a mitad del partido".
Así, ha apuntado que todas las empresas tienen que pagar impuestos, aunque algunas deben hacerlo en mayor medida. En relación al IRPF, Álvarez considera que es "demagógico e injusto" que se restableciese el IRPF a los trabajadores a antes de la última reforma del PP.
Para Álvarez, aunque haya una situación de desequilibrio en relación con lo que ocurre en otros países entre recaudación por IRPF y el resto de tributos, "esto no puede ser una excusa, porque hay que hacer pedagogía y explicar a los ciudadanos que sin una política fiscal justa no se puede vivir en un país justo". De hecho, cree que si no se actúa sobre fiscalidad no se podrán desarrollar el resto de políticas.
La fiscalidad es el eje "fundamental" por el que se ven a poder desarrollar políticas en otros ámbitos, ha aclarado Álvarez, tras apuntar que UGT es un sindicato que intenta ser "coherente" en este contexto. "Si no somos capaces de situar la fiscalidad en el lugar que le corresponde, difícilmente vamos a poder exigir después políticas sociales que nos permitan cubrir las necesidades de los trabajadores", ha añadido el secretario general de UGT.
Asimismo, Álvarez ha afirmado que le gustaría que el Gobierno, teniendo en cuenta la debilidad de muchas familias y de la recaudación fiscal, fuera "activo" a la hora de reclamar a las multinacionales que han evadido impuestos en España para que tributen la parte que corresponda, "aunque estas multinacionales sean muy importantes". Para Álvarez, este es un "buen" camino para empezar a situar un proceso de convergencia fiscal en el marco de la UE.
DOTAR DE 10.000 EMPLEADOS MÁS A LA AGENCIA TRIBUTARIA
Por otro lado, ha puesto de relieve la necesidad de que se dote a la Agencia Tributaria con 10.000 empleados más en los próximos 10 años, ya que, según Álvarez, es una "oportunidad que el Gobierno no debería desaprovechar". De hecho, considera que aumentar la plantilla de la Agencia Tributaria no es un gasto, sino "una inversión".
"Ninguna empresa se plantearía, aunque tenga dificultades, recortar los gastos en vendedores. Si el Estado para mejorar la recaudación necesita mejorar las plantillas y la propia calidad de las plantillas desde la formación y dotación económica de trabajadores, no lo debería perder de vista, ya que parece que es una inversión que siempre da rentabilidad a corto plazo", ha recalcado Álvarez.
Aunque ha afirmado que se desconoce si los datos que manejan tienen que ver con la realidad, el secretario general del sindicato ha afirmado que le parece "increíble" que España esté en torno a los 80.000 millones de euros de fraude. "Nos tiene que abochornar a todos, pero especialmente a las administraciones públicas, que han permitido que esta situación se mantuviese", ha apuntado.
Por otro lado, ha destacado que cree en la autonomía de la autoridad fiscal, que las agencias tributarias "cuanto más alejadas estén del poder político gubernamental del momento y de una sola administración, mejor" y que los sitemas fiscales españoles están "excesivamente" cerca del poder político.
Por su parte, el director general de tributos, José Alberto García Varela, ha afirmado que la mejora de la fiscalidad, incrementando los tipos y figuras impositivas, tiene que ir "siempre" acompañado de una apuesta "muy clara" por la lucha "mejor" contra el fraude. Además, cree que se tendría que trabajar por incrementar los empleos de los cuerpos adscritos a la agencia tributaria.