Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UGT no se marca como objetivo una huelga general y dice que las sociedades "pagan poco y defraudan mucho"

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha asegurado este lunes que el sindicato no se marca como objetivo una huelga general, aunque no la descarta si las movilizaciones no dan resultados, y sobre el Impuesto de Sociedades ha defendido que las empresas "tienen que pagar" porque "pagan poco y defraudan mucho".
Así lo ha señalado en una entrevista en RNE, recogida por Europa Press, en la que ha aclarado que el sindicato no se marca como objetivo una huelga general porque "es una legislatura que pude ser muy importante para los trabajadores", gracias a un "Parlamento plural" que ayuda a la aprobación de medidas favorables a los derechos laborales.
No obstante, ha advertido de que el sindicato conjugará la movilización y la negociación, de forma que, si la vía de las manifestaciones y las protestan no da resultados, no descarta una huelga general, si bien no empieza el año 2017 con esa idea, ya que, "si no se utiliza muchísimo mejor, porque querrá decir que las cosas han salido bien".
Álvarez ha señalado que desde el sindicato solicitaron a finales del mes de diciembre una reunión con la ministra de Empleo, Fátima Báñez, si bien por el momento "no hay ninguna prevista", aunque cree que "con toda seguridad" se producirá una a lo largo del mes de enero para retomar los temas.
Según Álvarez, hay un "compromiso" de abrir una serie de mesas, entre ellas la de la reforma laboral, que a su parecer debe desarrollarse a través de la interlocución social.
REVISIÓN DE POLÍTICA ECONÓMICA EN LOS PGE
Sobre los Presupuestos Generales del Estado (PGE), Álvarez considera que lo importante no es si se conseguirán sacar adelante o no las cuentas para 2017, sino para qué servirán.
En sentido, opina que sería mejor que no hubiese Presupuestos si éstos conllevan el mantenimiento de una situación económica en la que "mucha gente no ha cogido ningún kilo en las fiestas porque ha tenido para cenar", en vez de revisar políticas económica y repartir la riqueza.
En cualquier caso, ha afirmado que hará "todo lo posible" para tener una "buena relación" con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con el objetivo de que revierta en los trabajadores.
"No es una cuestión de personas, sino de políticas", ha apuntado
Álvarez, quien ha insistido en la necesidad de que en "un país que crece se reparta la riqueza", ya que "hay mucha gente que no llega a fin de mes, muchos trabajadoras con un salario inferior al de los hombres, muchos jóvenes que tienen que emigrar por falta de trabajo y muchos trabajadores a tiempo parcial cuando querrían una jornada completa".
IMPUESTO DE SOCIEDADES
Por otra parte, preguntado sobre si el sindicato ha recibido la llamada de CEOE para hacer un frente común contra la reforma del Impuesto de Sociedades, Álvarez ha aclarado que desde la patronal no les han solicitado ayuda.
De hecho, ha defendido que en España las sociedades "tienen que pagar" porque "pagan poco, defraudan mucho y muchas utilizan fórmulas, estrategias, y buscan los agujeros del sistema fiscal para, en una situación de alegalidad, no pagar".
"Esta situación no se puede mantener", ha apostillado Álvarez, quien ha insistido en que las empresas, especialmente las grandes, "tienen que ser conscientes de que el Estado de Bienestar se ha de mantener, los derechos de las personas se han de mantener y eso quiere decir que tienen que pagar su fiscalidad".
No obstante, ha añadido que el Gobierno se equivoca en estos "vaivenes que toma a medio camino" en relación con los temas fiscales, ya que, a su juicio, debería tomar medidas fiscales a principios de año con los Presupuestos y después "no desdecirse".
También ha abogado por que la fiscalidad tenga una relación con lo que se paga en Europa, ya que en España se pagan siete puntos menos que la media de la UE.