Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UGT coincide con la OCDE en la necesidad de una renta básica, pero sin eliminar prestaciones

Insiste en la necesidad de implantar unos ingresos mínimos cuanto antes
UGT ha considerado positivo que la OCDE haya insistido en la necesidad de probar la eficacia de la renta universal básica y que haya reconocido la insuficiencia de los sistemas de protección actuales.
Sin embargo, ha criticado que el organismo opte por eliminar otras prestaciones sociales cuando se implante esta ayuda, aunque ha valorado favorablemente, al margen del contenido de las propuestas, que cada vez haya más organismos europeos e internacionales que reconozcan la necesidad de esta renta y que vean la urgencia de aumentar la protección social.
Así, ha recordado la necesidad de poner en marcha cuanto antes la prestación de ingresos mínimos para paliar la situación de "absoluta miseria" que viven "centenares de miles" de personas en España.
El sindicato ha mostrado su malestar ante las trabas de "los que se oponen a esta prestación en España" alegando problemas económicos y presupuestarios, "como el PP o Cs", porque "no es posible que haya dinero para rescatar a la banca o se gasten miles de millones en rescatar radiales y no haya dinero para ayudar a las personas más vulnerables".
UGT apuesta porque esta prestación se configure como un nuevo derecho subjetivo vinculado a la Seguridad Social y porque esté disponible para las personas que carecen de empleo y recursos económicos.
La cuantía estimable es de 426 euros, un 80% del IPREM, aunque el importe puede aumentar en función de los componentes de la unidad familiar, y que debe durar mientras se mantengan las condiciones que dan acceso a la prestación.
UGT calcula que unas 2 millones de personas serían las beneficiarias de esta prestación y que tendría un coste de 11.000 millones de euros.
La organización sindical cree que el importe para la renta mínima se debe financiar vía Presupuestos y ha puesto de relieve que no sería compatible con otras prestaciones a la Seguridad Social, pero que sí lo sería con las de atención a la dependencia, ayudas a la infancia, de emergencia social o de cualquier otra naturaleza asistencial de cualquier administración pública.