Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE acuerda nuevas normas para producción y etiquetado de alimentos ecológicos

Las instituciones de la Unión Europea han alcanzado un principio de acuerdo para reformar las normas comunitarias sobre agricultura ecológica y etiquetado de productos ecológicos, que persiguen garantizar una competencia justa para agricultores y operadores, evitar el fraude y mejorar la confianza de los consumidores.
Las nuevas reglas entrarían en vigor el 1 de julio de 2020, pero antes deber recibir el visto bueno formal por parte del Consejo de la UE, la institución europea que representa a los Estados miembros, y de la Eurocámara.
En concreto, la normativa tiene el objetivo de incrementar la confianza de los consumidores en los productos ecológicos mediante la introducción de controles "estrictos" y "basados en en riesgo" a lo largo de toda la cadena, que tendrán lugar de forma anual o una vez cada dos años si no se ha detectado ningún fraude en los últimos tres años.
Además, las importaciones de productos ecológicos tendrán que cumplir exactamente con los mismos estándares que existen en la UE, mientras que eliminarán progresivamente las reglas de equivalencia que permiten a terceros países exportar al bloque comunitario cumpliendo normas similares pero no exactas.
Por otro lado, los productores estarán obligados a aplicar medidas preventivas para evitar la contaminación de sus productos mediante el uso de pesticidas. Aquellos productos de los que se sospeche la presencia de un pesticida no autorizado no podrán ser etiquetados como ecológicos. Asimismo, si la contaminación ha sido deliberada o el agricultor ha fallado al introducir medidas preventivas, se perderá el estatus ecológico.
Por otro lado, los Estados miembros que aplican actualmente umbrales para las sustancias no autorizadas en alimentos ecológicos podrán seguir haciéndolo si permiten que los alimentos ecológicos de otros países que cumplen con las normas europeas accedan a sus mercados.
Finalmente, para impulsar la producción de alimentos ecológicos, las nuevas normas pretenden incrementar la oferta de semillas y animales ecológicos, permitirán la existencia de granjas "mixtas" que se dediquen tanto a la agricultura convencional como a la ecológica siempre que separen "claramente" dichas actividades y facilitarán la autorización para pequeños productores.