Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE da luz verde a las nuevas normas sobre fondos del mercado monetario

La Unión Europea ha aprobado formalmente este martes la nueva legislación sobre fondos del mercado monetario (MMF por sus siglas en inglés), que busca aumentar la solidez de estos productos y garantizar el correcto funcionamiento en el mercado de financiación a corto plazo.
Los países de la Unión Europea han dado su visto bueno sin discusión al nuevo reglamento, que fue acordado con el Parlamento Europeo en noviembre del año pasado. La mayoría de las disposiciones comenzarán a aplicarse 12 meses después de su entrada en vigor.
Los fondos del mercado monetario son fondos mutualizados que invierten en deuda a corto plazo, como productos del mercado monetario emitidos por entidades financieras, gobiernos o empresas. Entre estos instrumentos se incluyen bonos del tesoro, certificados de depósito o pagarés comerciales.
En la actualidad existen dos tipos de MMF: aquellos que ofrecen un valor neto variable por título (VNAV), que dependen principalmente de las fluctuaciones de mercado, y otros que ofrecen un valor neto constante por título (CNAV). El nuevo reglamento recoge además la creación de una nueva categoría (LVNAV) con "valor de baja volatilidad".
El borrador legislativo establece normas que regulan la composición de las carteras de estos fondos, así como la valoración de sus activos. El objetivo es asegurar la estabilidad de sus estructuras y garantizar que invierten en activos diversificados con alta calidad de crédito.
También introduce estándares comunes para incrementar la liquidez de los MMF y para asegurar que pueden afrontar solicitudes de reembolso inesperadas en situaciones complicadas en los mercados. Además, introduce reglas comunes que persiguen que el gestor del fondo conozca el comportamiento de los inversores y esté preparado para responder a sus decisiones repentinas.