Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Twitter sufre nuevas bajas entre su cúpula directiva

La dirección de Twitter ha sufrido dos nuevas bajas después de que su hasta ahora máximo responsable tecnológico, Adam Messinger, haya anunciado su renuncia tras cinco años en la compañía, cuyas acciones pierden más de un 20%, mientras que Josh McFarland, director de producto de la red social durante los últimos nueve meses ha fichado por el fondo de capital riesgo Greylock.
Messinger, que llegó a Twitter desde Oracle, era el responsable de ingeniería, desarrollo de productos y diseño en la compañía del pájaro azul, así como de la dirección tecnológica a largo plazo y la supervisión de nuestra arquitectura técnica.
"Después de cinco años he decidido dejar Twitter y tomarme algún tiempo libre", declaró Messinger a través de su perfil en Twitter, agradeciendo su confianza a Jack Dorsey, director ejecutivo y cofundador de la compañía.
Por su parte, Greylock anunciaba el fichaje de Josh McFarland, quien se incorporará a la firma de capital riesgo en el primer trimestre de 2017, tras haber permanecido desde abril de 2015 en Twitter, después de que la red social comprara por 530 millones de dólares (509 millones de euros) TellApart, compañía dirigida por McFarland, en la mayor adquisición en la historia de Twitter.
Las salidas de Messinger y McFarland se suman al éxodo de altos ejecutivos de Twitter tras la dimisión el pasado mes de noviembre de Adam Bain, que ocupaba la dirección de operaciones de la red social desde septiembre de 2015.
Twitter anunció a finales del pasado mes de octubre una reestructuración que afectaba al 9% de su plantilla con el objetivo de volver a la rentabilidad en 2017, después de registrar pérdidas por valor de 103 millones de dólares (99 millones de euros) en el tercer trimestre de su ejercicio fiscal.
En los nueve primeros meses del ejercicio fiscal, Twitter contabilizó pérdidas por valor de 290 millones de dólares (279 millones de euros), un 32% menos que en el mismo periodo de 2015, mientras que los ingresos crecieron un 20,22%, hasta 1.812 millones de dólares (1.742 millones de euros).