Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Troika asegura que Grecia está en vías de cumplir los objetivos pactados

FotoREUTERS

Los técnicos de la Troika, formada por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), enviados a Atenas consideran que Grecia está en vías de cumplir las metas fiscales contempladas en el rescate del país heleno, al que recomiendan una profunda reforma del sector público, lo que desbloquea la concesión de más ayudas por importe de 10.000 millones de euros.

"El resultado fiscal está en vías de cumplir los objetivos del programa y el Gobierno está comprometido con aplicar por completo todas las medidas fiscales acordadas para 2013-14 que aún no hayan sido implementadas", indicaron los representantes de la Troika al término de su misión en Grecia, advirtiendo de la importancia de reaccionar rápidamente a cualquier atraso que pudiera surgir.
Así, los representantes de la Troika destacaron que los recientes pasos adoptados por las autoridades del país heleno apuntan al cumplimiento de los objetivos de marzo en el corto plazo, por lo que expresaron su confianza en que los 2.800 millones de euros del fondo de rescate (FEEF) correspondientes a la anterior revisión del programa y que aún estaban pendientes de pago puedan ser desembolsados "pronto".
"La sostenibilidad de la deuda sigue su curso", subrayaron los técnicos enviados a Atenas para examinar los progresos de Grecia al tiempo que destacaron la práctica finalización de las acciones acometidas por el país para recapitalizar al sector bancario griego.
Por su parte, el ministro griego de Finanzas, Yannis Stournaras, ha asegurado que el Gobierno griego ha alcanzado un acuerdo con la Troika para recibir el pago de un total de 10.000 millones de euros, incluyendo el abono de los 2.800 millones correspondientes a la anterior revisión del programa.
"Tenemos un acuerdo", dijo Stournaras, quien indicó que el Ejecutivo heleno pretende cerrar el presente ejercicio con un superávit primario que permita a Atenas solicitar a sus socios europeos una mejora en las condiciones de su deuda.