Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CNMV abonó indebidamente complementos de antigüedad a directivos en 2013

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) abonó "indebidamente" 92.767 euros en complementos de antigüedad a sus directivos entre enero y septiembre de 2013, regularizados en las nóminas de octubre a diciembre del mismo año.

Así consta en un informe del Tribunal de Cuentas, al que ha tenido acceso Europa Press, en el que se pone de manifiesto que el supervisor se adaptó "con un notable retraso de trece meses" a las nuevas limitaciones establecidas por el Real Decreto 3/2012, de 10 de febrero, que desarrollaba la reforma laboral, en materia de contratos de alta dirección.
Además de abonar esos complementos de antigüedad, la CNMV contó con un número de directivos superior al permitido por dicha normativa y abonó unos complementos variables por importe de 218.600 euros en función "teóricamente" del cumplimiento de un plan de objetivos, "sin que conste que hubiera definido previamente tales objetivos como exigía la normativa".
Tasas no abonadas en periodo voluntario
En su informe, el Tribunal de Cuentas señala que el supervisor debía remitir a la Agencia Tributaria "como máximo una vez al mes" las relaciones de deudas por tasas no abonadas en periodo voluntario, "para su cobro en vía ejecutiva", y especifica que durante 2013 solo envió dos relaciones.
"Por este motivo, al cierre del ejercicio 2013 la Comisión tenía deudas por importe de 204.303 euros fuera del plazo voluntario de pago y que aún no habían sido remitidas a la Agencia. Por el mismo motivo, la antigüedad de las deudas remitidas a la Agencia era muy elevada", indica.
En este sentido, el Tribunal de Cuentas recomienda a la CNMV registrar en cuentas separadas las deudas que, "sin haber sido aún enviadas a la Agencia Tributaria para su cobro en vía ejecutiva, se hallan fuera del periodo voluntario de pago".
RECLAMACIONES DE AYUDAS
Pese a que el Tribunal de Cuentas estima que las cuentas anuales de la CNMV correspondientes al ejercicio 2013 reflejan "la imagen fiel" de su situación financiera y patrimonial, analiza una serie de cuestiones y emite ciertas recomendaciones para paliarlas.
Así, indica que el supervisor ha perdido el derecho a reclamar a sus trabajadores la devolución de 336.274 euros correspondientes a las ayudas abonadas "indebidamente" entre diciembre de 2010 y el 14 de septiembre de 2011.
Este asunto, que llegó a los tribunales, cuenta con el añadido de la sentencia de la Audiencia Nacional de junio de 2014 que, de convertirse en firme, supondría que la CNMV perdería también el derecho a reclamar la devolución de 270.193 euros correspondientes a las ayudas abonadas entre el 15 de septiembre de 2011 y el 30 de abril de 2012.
Por ello, el Tribunal de Cuentas entiende que el supervisor debería extremar al diligencia en la gestión de eventuales reclamaciones de devolución de retribuciones indebidas para evitar este tipo de informes y la prescripción de tales reclamaciones.
La compra de la nueva sede de la CNMV, bajo sospecha
Por último, el Tribunal analiza la compra de la nueva sede del supervisor en 2011 por 70 millones de euros. Tras indicar que "no quedaron debidamente acreditadas en el expediente las razones invocadas por la CNMV para justificar la adjudicación directa de la adquisición", el informe apunta que el contrato de arrendamiento de la anterior sede --para cuyo vencimiento quedaban cuatro años-- estipulaba "fuertes indemnizaciones para la Comisión en caso de que decidiera su resolución anticipada".
La cancelación de este alquiler provocó que el supervisor tuviera que pagar una indemnización de 2,6 millones de euros. El Tribunal critica que la razón de fondo que defendió la CNMV para cambiar de edificio fue la evolución de la plantilla, algo que no se cumplió.