Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Toxo y Álvarez advierten a CEOE de que la negociación colectiva será conflictiva sin un acuerdo marco

Insisten en que los convenios están sin firmar y los "días pasan"
El secretario general de CC.OO., Ignacio Fernández Toxo, y el de UGT, Pepe Álvarez, han afirmado que dejando de lado si hay fecha de caducidad para llegar a un acuerdo en la negociación colectiva con las organizaciones empresariales o no, "lo que sí que es seguro" es que la negociación de los convenios colectivos en las empresas generará "conflictividad laboral" sin un acuerdo marco.
Álvarez ha afirmado que "no hay excusas para este alargamiento al que les tiene sometidos la CEOE" en la negociación colectiva. "Estas duchas de agua fría y de agua caliente que practica de manera permanente la CEOE se tienen que acabar para concluir en una mesa en la que sepamos si estamos de acuerdo o no", ha añadido.
"La patronal tiene que ser consciente de que los días pasan, los convenios están sin firmar y de que la conflictividad subirá si vamos a una negociación sin un acuerdo marco", ha añadido el líder de UGT, tras insistir en que el Gobierno también tiene que ser consciente de que "el no acuerdo en materia de función pública es otro elemento que tampoco ayuda en el proceso de negociación".
Por su parte, el secretario general de CC.OO. ha señalado que "el tiempo está agotado ya" y que la negociación es "surrealista". "Llevo bastantes años en la negociación colectiva y jamás me había encontrado con una negociación de estas características, si es que se puede hablar de negociación", ha agregado Toxo.
"CC.OO. NO VA A LLEGAR A SU CONGRESO CON LA MESA ABIERTA"
También ha insistido en que no sabe a qué espera la patronal para que haya una reunión y se pueda llegar a un acuerdo que permita culminar la negociación colectiva, "si es que ese es su objetivo".
Toxo ha apuntado que CC.OO. "no va a llegar" a su XI Congreso Confederal, que se celebrará del 29 de junio al 1 de julio, con la mesa de negociación abierta. "La mesa no va a estar permanentemente abierta en una negociación que no termina por dar resultados", ha subrayado.
En esta línea, el secretario general de CC.OO. ha puesto de relieve que los convenios tienen que activarse, ya que "buena parte de los empresarios son más realistas de lo que se muestra en la mesa de negociación del acuerdo interconfederal y son capaces de llegar a acuerdos satisfactorios".
"La situación ha cambiado y todo el mundo tiene que entender que los salarios tienen que ganar poder adquisitivo y tiene que garantizarse con una cláusula que así lo asegure", según Toxo.
ACUERDO A DOS AÑOS
Tanto el secretario general de CC.OO. como el de UGT han destacado que "el tiempo está agotado ya", que ya han pasado cuatro meses desde que empezó el año y que el acuerdo debería haberse firmado en diciembre.
También han afirmado que aunque no tienen una fecha concreta, las organizaciones se pondrán de acuerdo para poner una fecha límite, ya que la CEOE "no puede estar permanentemente en el limbo y pensar que no va a pasar nada", según ha apuntado Álvarez.
Toxo ha apuntado que "no sería una novedad" que el acuerdo fuese a dos años, porque la patronal tiene esta propuesta encima de la mesa desde hace tiempo. De hecho, la propuesta de la patronal de subir los salarios entre un 1% y un 2,5% sería para un periodo de dos años.
"Si no hay acuerdo, el mensaje que se enviará a la sociedad será negativo", ha afirmado Toxo, tras insistir en que hay más de 7 millones de trabajadores que están esperando sus convenios colectivos.
Así, ha apuntado que ambas organizaciones sindicales van a coordinar los procesos de negociación para intentar hacer "más fuerte" la posición de los trabajadores en todos los ámbitos.
Por su parte, Álvarez ha señalado que un acuerdo que incluya 2018 sería "positivo", ya que 2017 está "más que avanzado". "Un acuerdo a dos años tiene todo el sentido en la actual coyuntura económica en la que estamos", ha subrayado.
Una de las condiciones que no es negociable para ambas organizaciones es quién da las altas y las bajas en caso de enfermedad o accidente común en España. "Este es un elemento que imposibilita si es una condición y que no se supo hasta la última junta de la CEOE", ha añadido Álvarez.